|

Vulnerable, la sostenibilidad financiera de los servicios de salud en el país: ASF.Aumentan las familias con gastos catastroficos

De 2004 a 2015, poco más de 800 mil familias en el país, sin acceso a la seguridad social, incurrieron en gastos catastróficos por alguna enfermedad. En ese lapso, el número de hogares que enfrentaron esta situación creció 10 por ciento, pese a estar inscritos en el Seguro Popular, asegura la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la Evaluación de la Política Pública del Sistema de Protección Social en Salud (SPSS).

El organismo entregó el análisis como parte de la revisión de la Cuenta Pública 2015 y reconoce que el esquema de aseguramiento atendió a la finalidad de ampliar la cobertura de los servicios de salud en el país, pero también advierte que su sostenibilidad financiera es vulnerable frente al envejecimiento de la población y la creciente demanda de servicios por enfermedades crónicas y de alto costo.

Advierte que de mantenerse la tendencia actual en estos rubros y los recortes presupuestales dictados para hacer frente a las crisis económicas, el SPSS contará con recursos sólo hasta 2025, respecto de las obligaciones del Catálogo Universal de Servicios de Salud (Causes).

Los mismos factores impactarán en el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos (FPCGC), el cual cubre la atención de enfermedades de alto costo. La previsión actuarial de la ASF indica que sus recursos disminuirán en 67.6 por ciento, entre 2015 y 2025, porque los egresos serán 2.5 veces más altos que los ingresos.

El fondo también se vería afectado por la ampliación en la cobertura de padecimientos y rangos de edad de los beneficiarios. Incluso, plantea, eventos extraordinarios que provoquen un aumento masivo en la demanda de atención médica amenazan la continuidad del Causes y el FPCGC.

La ASF indicó que aunque no toda la información estuvo disponible para el análisis, pudo constatar las carencias que todavía enfrenta el Seguro Popular, como la de información sobre las enfermedades que afectan a los afiliados.

Respecto de la mortalidad, señala que se registra una aceleración en la transición epidemiológica, pues de las 10 principales causas de defunción, nueve se debieron a padecimientos no transmisibles, entre ellos diabetes, enfermedades isquémicas del corazón, cerebrovasculares, del hígado y el cáncer de órganos del aparato digestivo.

Estos males representaron una cuarta parte de los años de vida potencialmente perdidos entre los usuarios del Seguro Popular. Por otra parte, aunque la cantidad de consultas médicas aumentó casi 80 por ciento en el periodo de análisis, la ASF resalta que acciones de prevención y promoción de la salud no son una prioridad para el SPSS. Por tanto, una proporción muy baja de la población acude a los servicios de salud con este fin.

En cambio, se reporta un aumento en la cantidad de familias con gastos catastróficos. Mientras en 2004 fueron 367 mil 439 familias que debieron desprenderse de propiedades o endeudarse para atender alguna cuestión de salud, para 2014 la cifra subió a 405 mil 319 hogares.

Llama la atención sobre la esperanza de vida y las diferencias entre los afiliados del Seguro Popular y los derechohabientes del resto de la seguridad social. Para los primeros se incrementó en 1.9 años entre 2004 y 2013, al pasar de 72.4 a 74.3 años. Los otros pasaron en el mismo lapso de 73.4 a 74.7 años. El promedio nacional es de 73.7 años y entre las personas que carecen de acceso a servicios de salud es de 73.5

La Jornada

 

La Jornada

Deja tu comentario