|

TV abierta, la gran ganadora de las audiencias

* Las audiencias en la TV abierta nacional están creciendo y ésta vive uno de sus mejores momentos.

* A pesar de ello, la licitación de nuevos canales de TV abierta del IFT no generó interés.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Contenidos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), dada a conocer la semana pasada, y complementada con información de la medidora de audiencias Nielsen–Ibope que a diario durante este año ha venido generando y aprobando su publicación, apuntan, sin lugar a dudas, a que el medio que más audiencia alcanza en todos los niveles de la población mexicana es la televisión, con un 96% de los hogares teniendo televisor, un 77% teléfono celular, 41% radio, 35% teléfono fijo y 30% computadora. Así, la TV viene a diario acumulando millones de personas y en ésta los canales más vistos son los de la TV abierta nacional. En la TV, el canal más visto es el de “Las Estrellas” (Canal 2). Este incluso, según datos de Nielsen-Ibope dados a conocer en el último reporte a bolsa por parte de Televisa, no sólo tuvo el segundo trimestre de este año un incremento en audiencia de 37%, sino que también tiene ya más audiencia que todos los canales de la TV restringida sumados entre sí (excluyendo los canales de Televisa Networks). Así, en estos días Las Estrellas ha tenido constantemente series y novelas que son vistas, en un mismo momento, hasta por 30% de todos los televisores encendidos en el país (share), lo que significa casi 5 millones de personas en promedio. Por su parte, su noticiero estelar, En Punto, está teniendo arriba de 20 puntos de share, lo que significa que es visto por más de 3 millones de personas.

Según el IFT, el segundo canal más visto es Azteca 13, aunque con los datos de este año de Nielsen-Ibope, en varios horarios, el liderazgo lo tendría el Canal 5.

Para comparar estos números, basta decir que las televisoras nacionales en Estados Unidos, un país con 326 millones de personas, reportan que en junio, lo más visto y vendido en programas de late night, es el show de Jimmy Fallon (NBC) con 2.6 millones de personas viéndolo en promedio cada noche. O, incluso, en prime time, Nielsen Estados Unidos reporta que, en promedio, NBC es el líder con 4.6 millones, seguido de CBS con 4.3 millones y después ABC con 3.6 millones (este año, el programa más visto ha sido America’s Got Talent con 12.7 millones de personas).

Así pues, los números de la TV abierta en México, incluso comparada con la norteamericana (con tres veces más televidentes), dejan ver que la cantidad de gente que cada noche reúne la TV nacional es aplastante respecto a cualquier otro medio en México, incluso la TV restringida y no se diga en relación con los medios digitales.

Estos datos de las grandes audiencias que está juntando la programación de la TV abierta contrastan con el poco interés que generó la licitación de nuevos canales de TV que va en curso, por conducto del IFT, y que en el mes de septiembre de este año tendrá ganador(es). Según los propios datos del instituto, en el mejor de los casos, de los 148 canales que se están licitando sólo hay interés por 36. Esto significa que 76% de los canales licitados quedarán desiertos y que, seguramente, los interesados sólo están 18/7/2017 TV abierta, la gran ganadora de las audiencias http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/columna/javier-tejado-donde/cartera/2017/07/18/tv-abierta-la-gran-ganadora-de-las 2/3 apostando por plazas grandes, como la CDMX o Guadalajara, y no por una cobertura nacional.

Las razones de la falta de interés pueden ser varias: desde el alto precio que pagó Grupo Imagen en la licitación pasada y que éste se convirtió en la referencia mínima oficial (por ejemplo, un canal en la CDMX está ahora valuado en un mínimo de $425 millones, cuando en 2014 por $830 millones se hubieran podido llevar toda una cadena nacional con 123 canales de TV, incluida la propia CDMX); hasta el incremento del dólar, dado que la TV es un negocio intensivo en inversiones en esta moneda para el desarrollo de infraestructura y compra de contenidos.

También puede pesar a algunos postores lo fuerte que están probando ser los contenidos de Televisa y Azteca; lo complejo que está siendo conseguir nuevos anunciantes; o, incluso, la incertidumbre asociada al fin de sexenio y la siempre creciente carga regulatoria de autoridades, en particular el Instituto Nacional Electoral y el propio IFT, que analizan nuevas cargas para toda la industria: el primero, derivado de nuevos lineamientos para los candidatos presidenciables que aparezcan en la radio o TV y el segundo, a través de la entrada en vigor de lineamientos de audiencias.

Como sea, es una pena —y un contrasentido— que la TV abierta esté creciendo tanto y que sus canales tengan tanta demanda, pero hayan quedado sin postores más de una centena de nuevos canales de TV.

Cambiando de tema: AMX y la comisión contra la corrupción: menuda sorpresa el arresto, el viernes pasado, del ex ministro de Comunicaciones de Guatemala, Alejandro Sinibaldi, con cargos de corrupción y de lavado de dinero, en una operación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad, organismo respaldado por la ONU. En estas acusaciones destaca que, según Reuters, el ministro habría pedido y recibido sobornos, incluidos pagos de Telgua —la empresa telefónica de América Móvil (AMX) en Guatemala — para ser beneficiada frente a un rival telefónico en aquél país (Tigo).

El caso suena fuerte y podría tener implicaciones en la Bolsa de Valores, pues, de probarse este acto, estaría en violación de la Foreign Corrupt Practices Act de Estados Unidos, que por lo general impone fuertes multas a empresas que cotizan en el mercado norteamericano y que son ‘atrapadas’ sobornando a funcionarios públicos. Hasta ahora, no hay un comunicado oficial de AMX, sólo ha trascendido en medios que un “portavoz” de la empresa anunció una auditoría a su filial en Guatemala. Veremos cómo avanza este caso, pero sobornar a funcionarios no ha sido, a la fecha, el estilo de AMX. De hecho, su directiva es de ejecutivos de altísima probidad.

El caso me recuerda a cuando Grupo Televisa fue acusado, en Nicaragua, de traficar droga —acusación que tuvo por meses una amplia cobertura en medios—. Ese asunto se resolvió favorablemente para Televisa al darse a conocer que una red de traficantes de droga y de placas en la CDMX habían pintado unas camionetas con logos de la empresa mediática para no ser inspeccionados en traslados por Centroamérica. Eso sí, no sin antes recibir todo tipo de chantajes de los gobernantes en Nicaragua. Confío en que lo de AMX en Guatemala tendrá alguna explicación, si es que en todo caso sucedió.

 

Javier Tejado Donde

Deja tu comentario