|

Trabajadores, de verdad, ¿eligen su pensión?

Esta misma pregunta se la hacen las autoridades. Incluso Carlos Ramírez, presidente de la Consar, nos dice que está frente a un problema estructural, el que los trabajadores no eligen bien su afore.

La Consar ha realizado esfuerzos para dar mayor información al trabajador, también ha metido controles para evitar que el traspaso de una afore a otra se deba sólo porque le convenga al agente de venta. Sin embargo, y ahí es el reto estructural al que nos enfrentamos, el trabajador no se cambia de afore porque le convenga el precio o por un mejor rendimiento para obtener a lo largo de años o porque tenga mejor servicio.

No, el trabajador se mueve de afore porque llega un promotor y lo convence, porque hay una fuerza comercial descomunal que lo hace dejar su administradora para irse a otra. Esto debe cambiar.

LA CONSAR YA TENÍA INICIATIVA

Fue lamentable que el Congreso no haya aprobado una iniciativa al respecto (la iniciativa se quedó estancada en el Senado, y esperemos la revivan). De ahí que desde 2014 la Consar haya puesto más controles para cambiarse de afore y por lo menos buscar que el trabajador sí sepa las razones para dejar su actual administradora de fondo para el retiro.

Hoy en día, el agente promotor debe ver que el trabajador sepa, con una llamada telefónica, por qué se cambia de afore y, además, tener un documento para saber las razones por las cuales se cambia.

COFECE, AIRE FRESCO EN INVESTIGACIONES

Las afores acumulan cada año más y más ahorro de los mexicanos. Ya van en tres billones de pesos. Se han convertido en el inversionista institucional más importante del sector financiero mexicano.

Pero tienen reglas a dónde invertir, dependiendo de la edad de los trabajadores es su nivel de riesgo. También hay reglas de cómo deben cobrarse las comisiones para evitar abusos.

Lo que quedaba libre era el cambio de una afore a otra. Y fue ahí donde la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) analizó, estudió y comprobó la colusión entre afores para evitar el traspaso de trabajadores.

Las coludidas fueron Afore XXI Banorte, Principal, Profuturo GNP y Sura. Éstas hicieron trampa. Nos contaba Alejandra Palacios, presidenta de la Cofece, que dichas afores llegaron a ofrecer menos estímulos (menos comisiones) a sus agentes de venta para evitar los traspasos de trabajadores.

Aquí debemos celebrar que la Cofece haya puesto el dedo en la llaga y ver cómo algunas afores fueron abusivas de los trabajadores. Es cierto que los trabajadores no vieron merma en sus ahorros, pero sí vieron un problema a futuro: dejaron de ganar más en mejores rendimientos. La Cofece cumplió con su mandato constitucional y ha sido una bocanada de oxígeno fresco en las investigaciones financieras del sector mexicano.

VIENE NUEVA INICIATIVA DE TRASPASOS ENTRE AFORES

Ahora lo que debemos ver es que, de verdad, haya una nueva iniciativa. Ahí está la de 2013, la que no fue aprobada por el Senado y donde Hacienda y la Consar proponían que los trabajadores sólo pudieran cambiarse de afore cada tres años o sólo si de verdad tenían un rendimiento neto mayor y hacerlo una vez al año bajo la premisa de tener mejor rendimiento neto.

Como dicha iniciativa no fue aprobada, entonces vino el acto regulatorio: hoy los promotores deben hacer una llamada para que el trabajador sepa por qué se está cambiando de afore y deben entregarle un documento que compruebe las mejores condiciones.

En 2014 se vivió algo fuera de control. Fueron 2.4 millones de traspasos entre afores y todo porque era un negocio de agentes de las afores, no porque les conviniera a los trabajadores.

Esperemos que, viendo estos problemas, la nueva iniciativa que subirá la Consar a la Cofemer para mejorar la información al trabajador y que sólo se cambie de afore si le conviene, sea una iniciativa con mejor suerte que la anterior.

José Yuste

 

Deja tu comentario