|

Quien lanza huevos es porque carece de ellos

1) El 30 de septiembre de 2012, en la Universidad Autónoma Popular de Veracruz, integrantes del movimiento #YoSoy132 lanzaron huevos a la periodista Adela Micha: uno fue esquivado y otro se impactó en su hombro izquierdo. Legiones celebran ese acto miserable, e incluso lo hacen analistas políticos que miran la oportunidad de congraciarse con ese grupo para no ser el foco de sus acérrimos cuestionamientos, es decir, por cobardes y pragmáticos.

2) Casi un par de años después, el 8 de octubre de 2014 en la Ciudad de México, un grupo de manifestantes agredieron a Cuauhtémoc Cárdenas y Adolfo Gilly durante la marcha para exigir la presencia de los 43 normalistas de Ayotzinapa; hay jaloneos y les avientan huevos, piedras y palos, Adolfo Gilly resulta con una herida en la cabeza. Otra vez, tanto en el lugar como en las redes sociales, legiones aplauden: unos por simpatía, así no más, como reacción primitiva y otros por cálculo, y es que en esos momentos los padres de los 43 tenían un considerable respaldo social.

3) Poco menos de un año después, el 25 de julio de 2015 en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, un grupo de mujeres del PRD lanzaron huevos y luego agredieron físicamente a la Consejera Electoral del INE, Lorena Nava. Una vez más, hay sectores que celebran esas acciones porque las instituciones “están al servicio del poder”.

4) Ayer en Huatusco, Veracruz, durante un acto de campaña de Morena, agredieron a Andrés Manuel López Obrador, a quien le lanzaron varios huevos (le pegó uno). Como en los casos anteriores hubo franjas sociales que festejaron el hecho.

Al respecto considero que:

a) Todos esos hechos, todos, deben ser rechazados, porque solo en la civilidad es como vale la pena que las diferencias se procesen. También deben ser repudiados porque son actos de cobardes, vale decir la ironía, lanzan huevos porque carecen de ellos.

b) Hacer distingos y celebrar un acto y otro repudiarlo es generar un contexto propicio a que continúen ese tipo de agresiones e incluso se incrementen. Y es patético: unas legiones festejan cuando se agrede al adversario porque esa es una forma que tiene el pueblo, según ellos, de manifestarse, pero si el acto es contra ellos, entonces se trata de una expresión de la mafia en el poder.

c) Desde las redes sociales, en los casos antedichos y en otros tantos más, se ha alentado a la violencia, creo que vale la pena mostrar que también se puede exigir civilidad entre los actores políticos y sus simpatizantes.

d) Esto es menor pero da cuenta de las enormes limitaciones humanas: la gracejada sobre lo caro que están los huevos como para desperdiciarlos en eso. Claro que el desfiguro no es solo una limitación de la idiosincrasia mexicana, el mismo chistesito se ha dado cuando, por ejemplo en años anteriores lanzaron huevos a Justin Bieber, Keiko Fujimori o Donald Trump pero bueno, al menos en eso hay sectores mexicanos que son ciudadanos del mundo.

Marco Levario Turcott   Director de etcetera.com.mx

Deja tu comentario