|

Once años después, PGR ofrece disculpa pública a indígenas que acusó de secuestro

 

El procurador general de la República, Raúl Cervantes, ofreció una disculpa pública a las indígenas hñahñú Jacinta Francisco Marcial, Teresa González Cornerlio y Alberta Alcántara Juan, quienes hace 11 años fueron inculpadas del secuestro de seis agentes de la AFI sin prueba alguna.

En agosto del 2006, las tres mujeres fueron acusadas del secuestro de los gendarmes. Tras varios procesos legales llenos de irregularidades, con testimonios falsos y sin pruebas, fueron encarceladas y sentenciadas a 21 años de prisión.

No obstante, el caso llegó a tribunales, incluso hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quienes, tras varias impugnaciones de la Procuraduría, terminaron dando la razón a las víctimas y obligaron al gobierno federal a emitir una disculpa pública y a resarcir el daño, según lo estipulado en las sentencias del Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

Este martes, en un evento en el Museo de Antropología, Cervantes Andrade reconoció que la dependencia ahora a su cargo cometió errores irreparables en el caso, por lo que ofreció una disculpa pública a las mujeres afectadas.

Ante ustedes, Alberta Alcántara y Teresa González, reconozco públicamente su inocencia respecto a los delitos que se les atribuyeron y por los que de forma injusta fueron privadas de su libertad”, afirmó el funcionario federal.

En una segunda intervención (a petición de las afectadas), Cervantes Andrade ofreció una disculpa solamente a Jacinta Francisco: “Reconozco públicamente su inocencia respecto a los delitos que se les atribuyeron y por los que fue privada de su libertad”.

Por su parte, Teresa González dijo que este acto es una “victoria que cierra estos 11 años de lucha”, por lo que instó a las mujeres que se encuentren en esta situación “que no se queden calladas y no dejen de luchar”.

En su discurso, Alberta Alcántara señaló que los cuatro años que estuvieron en prisión cambiaron totalmente su vida y, aunque la disculpa no cambia lo que pasó, espera que ésta no sea la última que ofrezca una disculpa la PGR.

Señor procurador, con la disculpa pública no se recupera el tiempo perdido. Espero que ésta no sea la última porque hay muchos presos injustamente”, sostuvo.

En tanto, el director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Mario Patrón Sánchez, reconoció la lucha de sus defendidas y consideró que esto manda “un mensaje de democracia para México”.

El procurador general de la República, Raúl Cervantes, ofreció una disculpa pública a las indígenas hñahñú Jacinta Francisco Marcial, Teresa González Cornerlio y Alberta Alcántara Juan, quienes hace 11 años fueron inculpadas del secuestro de seis agentes de la AFI sin prueba alguna.

En agosto del 2006, las tres mujeres fueron acusadas del secuestro de los gendarmes. Tras varios procesos legales llenos de irregularidades, con testimonios falsos y sin pruebas, fueron encarceladas y sentenciadas a 21 años de prisión.

No obstante, el caso llegó a tribunales, incluso hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quienes, tras varias impugnaciones de la Procuraduría, terminaron dando la razón a las víctimas y obligaron al gobierno federal a emitir una disculpa pública y a resarcir el daño, según lo estipulado en las sentencias del Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

Este martes, en un evento en el Museo de Antropología, Cervantes Andrade reconoció que la dependencia ahora a su cargo cometió errores irreparables en el caso, por lo que ofreció una disculpa pública a las mujeres afectadas.

Ante ustedes, Alberta Alcántara y Teresa González, reconozco públicamente su inocencia respecto a los delitos que se les atribuyeron y por los que de forma injusta fueron privadas de su libertad”, afirmó el funcionario federal.

En una segunda intervención (a petición de las afectadas), Cervantes Andrade ofreció una disculpa solamente a Jacinta Francisco: “Reconozco públicamente su inocencia respecto a los delitos que se les atribuyeron y por los que fue privada de su libertad”.

Por su parte, Teresa González dijo que este acto es una “victoria que cierra estos 11 años de lucha”, por lo que instó a las mujeres que se encuentren en esta situación “que no se queden calladas y no dejen de luchar”.

En su discurso, Alberta Alcántara señaló que los cuatro años que estuvieron en prisión cambiaron totalmente su vida y, aunque la disculpa no cambia lo que pasó, espera que ésta no sea la última que ofrezca una disculpa la PGR.

Señor procurador, con la disculpa pública no se recupera el tiempo perdido. Espero que ésta no sea la última porque hay muchos presos injustamente”, sostuvo.

En tanto, el director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Mario Patrón Sánchez, reconoció la lucha de sus defendidas y consideró que esto manda “un mensaje de democracia para México”.

Deja tu comentario