|

Nadie está vigilando a las narcoseries .Videos

En medio del apogeo de las historias de narcos en televisión ya no es prioridad la revisión de sus contenidos. Las narcoseries viven en la desregulación.

Una noche el actor Joaquín Cosío estaba con amigos en un bar cuando algunos hombres de un aspecto un tanto sospechoso se le acercaron y lo invitaron a una fiesta. Cosío venía del éxito que le dio El Infierno, de Luis Estrada, donde era un narco sanguinario, ahora volverá a encarar a un traficante de drogas en la serie Buchonas.

Esta anécdota viene a raíz de que hoy ese género, que era casi exclusivo de las pantallas grandes se popularizó en la tv abierta y ahora todas las televisoras quieren un pedazo de esta mina de oro y tienen una oferta en este tenor.

Este hecho generó una preocupación en el senado y defensores de los derechos de las audiencias quienes en octubre pasado buscaban una regulación de estas historias violentas, pero todo quedó como un acto fallido.

Con la transmisión de series de narcos, las televisoras buscan recuperar raiting, en medio de una crisis de contenidos, pero también en un contexto distinto de consumo por parte de las audiencias.

Actualmente niños y adolescentes han cambiado sus hábitos y cada noche tienen a la mano la imagen de estos personajes, que viven en la opulencia y rodeados de mujeres hermosas.

Es una realidad que hay una crisis económica y así el narcotráfico parece altamente accesible porque pareciera que se gana mucho dinero de inmediato, la mentalidad del adolescente que se integra al narco es, prefiero morir joven y rico que viejo y jodido.

Ixchel Trejo, psicóloga criminalista experta en procesos penitenciarios para menores.

Cuando en 1998 podía verse a Mauricio Islas interpretar a un médico que cambiaría el destino de Preciosa (Irán Castillo), una chica con discapacidad que vivía fantaseando con el amor en un circo, hoy, el mismo actor ha dejado de ser ese galán de telenovelas.

Islas personifica a uno de los narcotraficantes más buscados de Centroamérica quien de ser uno de los hombres más humildes en la serranía sinaloense, se convirtió en un desafío para la justicia en el El Capo, serie que cambió su título por Perseguidos, y que aún espera su estreno por Imagen TV.

Ver a un hombre como El Capo (Mauricio Islas) justificar sus actos por la necesidad, las carencias, la avaricia y el instinto de supervivencia, puede tornarse un  tema hasta aspiracional, en un contexto de crisis en el que vivimos.

Para el finales del 2016 los índices de desempleo han aumentado hasta 3.9%, según el INEGI, esta taza en los jóvenes asciende a 11.2%, según datos de la OCDE y adicional a ello, 22% de los habitantes entre 15 y 29 años no trabajan ni estudian.

En un contexto como en el que nos encontramos donde no hay un héroe al cual seguir, con facilidad un Señor de los Cielos, un Pablo Escobar se pueden volver héroes porque además salen siempre victoriosos y se burlan de la justicia, tienen chicas guapas.

Lo que se ha demostrado en los últimos años, es que los niños se duermen más tarde y esta audiencia alcanza el horario entre las ocho y diez de la noche y eso los coloca en una situación de mayor vulnerabilidad. La idea no es censurar este tipo de contenidos porque deben y tienen que seguir en nuestros medios de comunicación, pero es necesario proteger los horarios y discutirse algunos de los tratamientos que se le dan

Gabriel Sosa Plata integrante de la Asociación Mexicana de Defensores de las Audiencias.

Gran parte del derroche económico que muestran en la televisión favorece bastante y si podría llegar al tema de la apología, explicó la psicóloga Ixchel Trejo, experta en temas de criminalística adolescente.

El Senado, quien habría alzado la voz hace meses se ha deslindado del tema y legisladores como Zoé Robledo, presidente de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía expresaron:

No hay ninguna iniciativa o intento de regular esos contenidos, en su momento solicitamos, como comisión, que SEGOB estableciera las autorizaciones para los programas en términos de su clasificación y diera un informe detallado, si alguien más busca regular está en su derecho.

Por lo pronto se ha aprobado el estreno de La Piloto, protagonizada por Livia Brito, donde encarna a una azafata que por falta de recursos para estudiar la carrera de aviación se deja persuadir para unirse al negocio de la droga.

La historia llegará al canal Las Estrellas el próximo 22 de mayo en el ya conocido horario estelar, la serie ha tenido unos índices elevados de audiencias en Estados Unidos, donde los jóvenes latinos entre los 18 y 39 años son los principales espectadores, con cifras que oscilan en los 827 mil televidentes, según reportó Nielsen.

Por su parte, TV Azteca ha anunciado que gracias al éxito obtenido por la historia de Rosario Tijeras, ya se ha planteado la posibilidad de elaborar una segunda entrega a pesar de que la trama original colombiana, sólo tiene una temporada.

¿Ahora qué sucederá cuando se estrene la serie Buchonas en la que participa Cosío sobre estas chicas que hacen cualquier cosa a cambio de riquezas producidas por el narco?

Línea del tiempo con fechas

  • 2005 Firma de Acuerdo de Paz y justicia con dignidad
  • 2011 Comienza la proliferación de Narcoseries en México
  • 2015 Cambios en la clasificación de contenidos por parte de SEGOB
  • 19 Septiembre 2016 A favor de lo mejor se promulga en contra de las narcoseries
  • 5 Octubre 2016 TV Azteca tacha de Censura a Gobernación con la salida de Rosario Tijeras
  • 1 de noviembre 2016 Congreso pide que las narcoseries se transmitan a las 12pm
  • 4 nov 2016 Pide Segob que cambie el nombre del nombre a El Capo a Imagen TV y retrasa estreno.

En streaming
-Las plataformas dan la posibilidad  para que los adultos regulen el contenido y evitar que menores de edad accedan a este tipo de material, dentro de su herramienta de configuración.
-Las Narcoseries son las producciones de mayor demanda en Netflix, según expresó Kary Pérez, directora de comunicaciones en Latinoamérica.
-No hay aún un pronunciamiento en contra del contenido de narcoseries en Ott’s, ya que la web no está dentro de las frecuencias del espectro radioeléctrico que concesiona el Estado.

Por Nayeli Durand / El Heraldo de México

Deja tu comentario