|

Maestros: en este ciclo sólo habrá “más simulación”.La reforma nada cambiará, lamentan

Para el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, el ciclo 2017-2018, que se inicia hoy con el regreso de 25.6 millones de alumnos a planteles de prescolar, primaria y secundaria, será el de la consolidación de la reforma y el nuevo modelo educativo. Pero para maestros y directores de escuelas primarias y secundarias, será un año de más simulación.

La autoridad educativa, afirmaron, hará los anuncios de siempre, pero en el aula nada cambia, porque olvidaron lo más importante: escuchar al maestro. Es una reforma en la que se nos trató como enemigos desde el primer momento.

En entrevista con La Jornada, docentes y directivos de educación básica destacaron que a cinco años de la aprobación de la reforma educativa seguimos trabajando con el mismo plan y programas, que no coinciden con los contenidos de libros de texto y materiales educativos. No se ve reflejado un cambio pedagógico en las escuelas y tampoco se ha cumplido con garantizar plantillas completas de docentes.

La transformación de la educación en México, aseguró Francisco Bravo, profesor con más de 25 años de servicio y dirigente de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), no podrá realizarse sin la participación real de los maestros, de los padres, alumnos y especialistas.

Sin la recomposición de una base de confianza y diálogo entre los educadores que estamos en las cerca de 225 mil escuelas en todo el país y las autoridades educativas que toman las decisiones, aseveró, no se podrá avanzar y los logros que se alcancen serás aislados y a partir de los esfuerzos que tengan los propios planteles.

Daño profundo del quehacer pedagógico

Aseguró que los profesores enfrentamos un daño profundo en nuestro quehacer pedagógico. Todo se reduce a aprobar exámenes estandarizados que no se traducen en una mejora de la práctica docente, porque un maestro que salga excelente en la prueba estandarizada no necesariamente es excelente frente a grupo, y uno que sí lo es con sus alumnos puede no ser reconocido idóneo dentro de los estándares de evaluación que hoy se quieren imponer.

Foto

El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño MayerFoto María Luisa Severiano

Con este inicio del ciclo escolar –el quinto en este sexenio–, el gobierno federal tiene enfrente varias tareas para poner en práctica el nuevo modelo para la educación obligatoria, que incluye el bachillerato.

La SEP definió una Ruta para la Implementación del Modelo Educativo, que considera llevar a cabo en este ciclo 2017-2018, e incluye desde programas piloto, elaboración y diseño de nuevos libros y materiales educativos, hasta la capacitación de cientos de miles de docentes que deberán aplicar en sus salones de clases los nuevos contenidos curriculares a partir de agosto de 2018, entre muchas otras tareas.

En prescolar, primaria y secundaria deberá impulsar en este ciclo que más de un millón de maestros revisen y analicen los nuevos planteamientos curriculares. En más de mil planteles de prescolar, primaria y secundaria debe poner en práctica un programa piloto para la aplicación de la autonomía curricular en planes y programas de estudio.

También deberá elaborar los nuevos libros de texto y del maestro con los contenidos definidos en los planes y programas de estudio, que incluye el subsistema de educación indígena, lo que implicará, de acuerdo con la SEP, imprimir más de 5 millones de ejemplares enfocados en la diversidad lingüística.

Asimismo, se deberá contar con una Certificación Nacional del Nivel del Idioma Inglés, así como desarrollar un examen de nivel de logro para alumnos de sexto de primaria y tercero de secundaria y la contratación de más de mil docentes de inglés certificados para impartir la asignatura en escuelas normales.

Además, la SEP también deberá contar con un nuevo mapa curricular para las escuelas normales del país, que deberá ponerse en marcha a partir del ciclo 2018-2019, por lo que en el año lectivo que hoy inicia tendrá que dar a conocer la nueva malla de contenidos, capacitar a los maestros formadores de docentes y generar mejores condiciones de infraestructura y equipamiento.

La Jornada

Deja tu comentario