|

Les vale madres

Ayer mataron a otro periodista. Me cuentan que a Javier Valdez Cárdenas no le gustaba quitarse el sombrero que lo caracterizaba. Puro Sinaloa, florido al hablar, extraordinariamente atento y caballeroso. De esos que escogen cada palabra hasta en los mensajes de texto. Sabía que lo iban a matar si seguía. Se lo decía a quien se lo preguntara.

“A Miroslava la mataron por lengua larga. Que nos maten a todos, si esa es la condena de muerte por reportear en este infierno. No al silencio”, escribió en su cuenta de Twitter el 25 de marzo, tras la muerte de Miroslava Breach en Chihuahua.

Es temporada de caza para asesinar periodistas. La sombría racha alcanza a Javier, Miroslava, Cecilio Pineda Brito, Ricardo Monlui, Maximino Rodríguez y Filiberto Álvarez que han sido ejecutados ¡nada más en los últimos dos meses! Súmele los baleados y secuestrados, que salvaron la vida.

No quiero demeritar ninguna lucha ecologista, pero hasta la vaquita marina merece más atención del poder público que la muerte de estos colegas.

 

 

Carlos Loret de Mola

Más información en: www.eluniversal.com.mx

Deja tu comentario