|

La SHCP baja 2 centavos el litro de gasolinas; temen a inflación y al costo político, dicen analistas

El precio de la gasolina de Estados Unidos, el principal valor que compone el precio final de las gasolinas, y el dólar, han bajado desde enero. Por lo tanto, considerando la fórmula controlada por la Secretaría de Hacienda, por una cuestión de aritmética, hoy los combustibles bajaron dos centavos por litro.

El precio promedio de la gasolina Magna será de 15.97 pesos por litro, el de la gasolina Premium de 17.77 pesos por litro y del diésel de 17.03 pesos, informó la Secretaría de Hacienda (SHCP).

Conforme a lo establecido en el calendario, los precios máximos de los combustibles se determinarán de manera diaria a partir de mañana 18 de febrero. En todo momento, añadió Hacienda, el Gobierno federal buscará mitigar las fluctuaciones “excesivas” inyectando un estímulo fiscal al Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS), otro de los componentes del precio final.

La dependencia dirigida por José Antonio Meade Kuribreña “temía” aumentar más las gasolinas por la actual alta inflación, que afectaría el crecimiento económico y la deuda pública, y por costo político a cuatro meses de las elecciones, dijeron economistas.

 

Considerando que el precio de referencia está en 8 pesos y el tipo de cambio ha bajado, la reducción debió ser alrededor de 20 centavos, refutó el economista Diego Castañeda, economista por la Universidad de Londres.

Mientras el precio de referencia bajó 2.4 por ciento esta semana respecto de la pasada, el precio final en México [que también considera logística e impuestos] bajó 0.1 por ciento, añadió.

El 3 de febrero estaba agendado que Hacienda “replicaría” lo que pasará a partir del 30 de marzo, cuando según el calendario, su precio dependerá del comportamiento del petróleo y la oferta y demanda. Pero no sucedió porque añadió un estímulo fiscal de 1.77 pesos.

“Están en un punto en el que temen que más aumentos en la gasolina provoquen que la inflación se salga de control y que Banxico tenga que seguir subiendo las tasas de interés. Eso detendría el consumo y eso haría que la economía crezca menos. Si eso pasa, la deuda-PIB va a crecer. También es un cálculo político porque ha causado mucho descontento social”, aseguró en entrevista Castañeda.

Al arranque del 2017, los precios promedio a nivel nacional de la Magna, Premium y diésel incrementaron entre 14 y 20 por ciento, lo cual –junto con el alza del dólar– terminó elevando la inflación hasta 4.72 por ciento.

Eso, a su vez, orilló al Banco de México (Banxico) a aumentar la tasa de interés hasta 6.25 por ciento, lo que terminará golpeando el consumo interno al elevar el precio del crédito.

Hasta el momento, la confianza del consumidor ya cayó a niveles históricos.

 

El segundo valor que compone el precio final de la gasolina, por importancia, es el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS).

El lunes, después de un evento en el Tecnológico de Monterrey, el director de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer, explicó a la prensa que para “mitigar” la volatilidad de los precios de la gasolina los encargados de la política fiscal tendrán “una política”.

“Van a intentar suavizar a través del IEPS los cambios muy abruptos […] En enero se hizo un estímulo fiscal, sino hubiera habido un incremento mayor”, aseguró.

El Gobierno Federal determinó el primero de enero un estímulo fiscal o “reducción” al IEPS de 1.12 pesos por litro para la Magna, la gasolina más consumida, destacó la casa de bolsa Finamex. Es decir, a los 4 pesos que implica el impuesto, le restó un peso.

Pero el 3 de febrero, el precio de la gasolina de referencia había aumentado a 8.68 pesos por litro, por lo que para mantener el precio final de la gasolina sin cambio, el Gobierno Federal aumentó el estímulo fiscal a 1.77 pesos por litro. El 13 de febrero estaba en 8.16 pesos por lo que el estímulo fiscal fue menor.

“Lo que ha hecho el gobierno es ajustar el estímulo fiscal para que se acomode el precio de referencia internacional, más los impuestos, más los costos al precio de venta (logística)”, expuso GuillermoAboumrad, director de Estrategias de Mercado de la casa de bolsa Finamex.

“La fórmula de Hacienda trata de replicar lo que sería un precio abierto al mercado internacional”, afirmó.

No obstante, el economista Diego Castañeda destacó que “es engañoso el término ‘estímulo fiscal’” porque el efecto neto es reducir un poco el IEPS de 4 pesos por litro a 3 pesos.

“En realidad no es un subsidio. Amortigua el precio, pero ahorita tendríamos que estar viendo que bajara el precio”, dijo.

 

sinembargo.mx

Deja tu comentario