|

La estrategia contra el narcotráfico ha fracasado rotundamente.Coloquio Internacional en Merida

 Mérida, 9 de mayo.- “No tengo duda que la amenaza a nuestras democracias es el narcotráfico que se ha mezclado con los políticos corruptos y han hecho un binomio desastroso”, expresó Alonso Salazar Jaramillo, político, escritor, periodista y autor del libro “La parábola de Pablo”.

“Hoy en mi país, Colombia, hay más de 250 mil hectáreas de cocaína sembradas que son operadas por gente colombiana y de otras regiones y lo único que se puede decir a estas alturas es que se puede derrotar a los narcotraficantes pero la estrategia ha fracasado rotundamente y esto tendría que estar interrogando a la comunidad internacional porque los costos que se han pagado y seguimos pagando son extraordinarios”, aseveró el autor del libro durante su presentación en la vídeo sala del Centro Cultural Olimpo.

Como se sabe, Alonso Salazar llegó a esta ciudad invitado por la Universidad Modelo y el Ayuntamiento de Mérida, con el fin de participar en el Coloquio Internacional. Narrativas de Violencia y Paz, que será inaugurado oficialmente mañana miércoles 10 de mayo a las 10:30 horas, en el Auditorio de la Universidad Modelo.

Esta mañana, como preámbulo a la ceremonia de apertura del coloquio y en la cual se realizará una mesa panel denominada “Narco narrativas, arte, morbo y realidad”, Alonso Salazar, quien fue alcalde de la Ciudad de Medellín Colombia, en el periodo de 2008 a 2011, destacó que “si no hay coherencia en los estados, si no hay estados capaces de integrar a los más humildes al proyecto de desarrollo, creando procesos de identidad y cohesión, habrá un terreno para que otros proyectos sean polos de atracción”.

En su intervención de poco más de una hora y que incluyó una sesión de preguntas y respuestas, el autor del libro “La parábola de Pablo”, expresó que el primer antecedente del fenómeno globalizador fue el narcotráfico. “Inició de manera marginal y luego vinieron  los tratados y las aperturas –subrayó-, pero la circunstancia es que los políticos en general, salvo muchas excepciones, se adecuaron a un sistema donde circulan capitales ilegales y han constituido lo que denominamos mafia”.

“En Colombia estamos en la fase donde esa simbiosis ha formado una mafia y el desafío es seguir luchando contra los procesos devastadores del narco y contra la corrupción de lo publico; hoy en Colombia, el debate no es la izquierda o la derecha, sino la corrupción”.

Acerca del protagonista de su obra literaria expresó que “Pablo Escobar, quien nació como narcotraficante en los años setenta del siglo pasado, no cayó del cielo, sino que fue producto del nuevo negocio fascinante y sin límites que es el tráfico de cocaína y a la vez de una sociedad muy deteriorada en el sentido de tener mucha gente en la pobreza y a la vez instituciones con baja credibilidad”.

El periodista y escritor, quien comenzó su trayectoria en medio de la crisis social que vivió Colombia, y en especial Medellín, comentó que “hay dos aspectos fundamentales de su libro, “el primero es que a más de 50 años de guerra contra las drogas la estrategia para enfrentar el fenómeno no ha sido efectiva y el segundo es una crítica a una sociedad que se fundamenta  en el consumismo y donde, gente de todos los estratos sociales, terminan sucumbiendo frente a un señor que es don dinero”.

“Se puede derrotar a los narcotraficantes pero no al narcotráfico, en mi país han extraditado a más de 8,000 personas a los Estados Unidos suponiendo que es el medio eficaz, pero hoy tenemos 250 mil hectáreas de cocaína más lo generado en Bolivia y Perú; el problema, para mal, se ha extendido a muchas regiones de América Latina y recuerdo Centroamérica y veo toda esa huella del tráfico de drogas y el deterioro de la sociedad y las instituciones”, añadió el autor del libro quien recordó que Pablo Escobar murió en 1993.

A la presentación asistieron José Luis Martínez Semerena, regidor presidente de la Comisión de Cultura del Ayuntamiento; Erica Millet Corona, secretaria ejecutiva del Comité de Capital Americana de la Cultura; Carlos Sauri Duch, rector de la Universidad Modelo; y Rubén Reyes Ramírez, coordinador de la Escuela de Humanidades de la Universidad Modelo.

Deja tu comentario