|

Javier Duarte sabrá hoy si se le vincula proceso por lavado y narco o, de plano, lo dejan libre

La situación jurídica del ex Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, acusado de operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada, se definirá este sábado en un juicio que podría servir a las autoridades mexicanas probar la eficacia de la lucha contra la corrupción, de acuerdo con expertos.

Esta mañana, Marco Antonio del Toro, abogado del ex priista, arribó a los juzgados del Reclusorio Norte de la Ciudad de México para la segunda audiencia de Duarte.

El juez de Control, Gerardo Moreno García, será quien determine si existen indicios suficientes para llegar al ex mandatario a juicio o dejarlo en libertad.

En punto de las 10:00 horas, el ex Gobernador de Veracruz apareció en la sala de audiencias del Reclusorio Norte, acompañado de sus abogados.

El pasado martes, fiscales federales llegaron a la primera audiencia del veracruzano mal preparados, acentuando las sospechas en México y en el extranjero de que todo se trata de un espectáculo.

En esa audiencia, Duarte, con semblante serio, intervino en 19 ocasiones para pedir al Juez de Control que los tres fiscales en la sala explicaran con claridad y precisión cómo es que se acreditan los cargos en su contra.

“No entiendo mi vinculación en esto, ¿por qué se me imputa?”, dijo cuando casi llegaba a su final la diligencia de cinco horas de duración. La Fiscal de la PGR Martha Ramos había formulado al inicio la imputación contra el ex miembro del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI): existen indicios de que creó y encabezó de 2011 a 2016 una organización criminal para lavar dinero desviado de las arcas del estado de Veracruz a través de empresas fantasma.

Los mismos fiscales llegaron este sábado al penal para presentar pruebas más sólidas contra Duarte de Ochoa, según indicaron en la audiencia pasada.

A la sala de juzgados también llegó Rafael Matías Roble, dueño de la empresa Construcciones e Inmobiliaria RMO, para reclamar un adeudo de 3.5 millones de pesos a Javier Duarte por contratos de obra pública durante su mandato como Gobernador de Veracruz.

“A mí [Duarte] no me metió agua o sangre a mis venas como a los niños, a mí me deben trabajo que realicé en el 2010 para el Fondo de Desastres Naturales (Fonden)”, dijo Matías Roble a los medios de comunicación al llegar al penal.

“Estoy buscando que me paguen, voy a entregar una promoción, ya la llevé a la Embajada de Guatemala y al Gobierno de Veracruz para que a este señor se le castigue”, agregó.

Javier Duarte llegó a México el pasado lunes, custodiado por fuerzas de seguridad, tras permanecer poco más de tres meses en la prisión guatemalteca de Matamoros.

Está acusado de los delitos de delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita, abuso de autoridad, incumplimiento del deber, peculado y tráfico de influencias.

El volumen de desvío de fondos públicos durante el mandato de Javier Duarte se eleva a mas de 3 mil 300 millones de dólares, en lo que se considera uno de los casos más graves de corrupción de los últimos años en un gobierno estatal mexicano.

Javier Duarte pidió licencia a su cargo el 12 de octubre de 2016, 48 días antes del fin de su mandato, supuestamente para hacer frente a las acusaciones de corrupción, e inmediatamente se convirtió en prófugo de la justicia cuando un juez dictó una orden de captura.

Ese mismo mes, fue expulsado del PRI por dejar Veracruz en quiebra y sumido en una grave crisis social por la falta de pago de salarios y retrasos en la entrega de recursos a los 212 municipios.

El investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (Cide) dijo a Efe que la sentencia que se dicte a Duarte al final de su proceso judicial será una buena forma de medir la efectividad que tiene el combate a la corrupción en el país.

“Dependiendo de lo que pase con su sentencia, vamos a ver qué tan eficaz es el combate a la corrupción”, sostuvo Crespo, doctor en historia de la Universidad Iberoamericana y autor de libros como “2006, hablan las actas”.

Vamos a ver qué tan eficaz es el combate a la corrupción”, declaró a Efe el analista político José Antonio Crespo.

   sinembargo.mx -Con información de EFE

Deja tu comentario