|

Invita Poder Judicial de Yucatán a reflexionar sobre derecho de inclusión

El Poder Judicial del Estado de Yucatán realizará este jueves  jornada de reflexión sobre el derecho de inclusión de las personas con discapacidad, que contempla la proyección de una película y un mensaje de un yucateco destacado, el Dr. René González Puerto, primer mexicano sordo en obtener un doctorado y post doctorado.
La jornada es organizada por la Magistrada de la sala colegiada penal del Tribunal Superior de Justicia y Enlace de Igualdad de Género Nacional, Ligia Aurora Cortés Ortega, quien integra también la Unidad de Igualdad de Género del Poder Judicial del Estado.
La magistrada Cortés Ortega extendió  a abogados, estudiantes, maestros, médicos, profesionistas y público en general la invitación a esta jornada de reflexión que se realizará mañana jueves 25 a partir de las 17:00 horas en el auditorio “Víctor Manuel Cervera Pacheco” del Tribunal Superior de Justicia con la proyección de la película  “Mi nombre es Khan”, que aborda el tema de la inclusión.
En dicho evento ofrecerá una plática el Dr. René González Puerto  con el tema de la inclusión en la sociedad de las personas con capacidades diferentes.
El yucateco René González Puerto es considerado la primera persona sorda en haber obtenido el grado académico de doctor en nuestro país. Es doctor en ciencias de la educación, maestro en esta misma materia y licenciado en psicología.
En el evento, la Magistrada Cortés Ortega, comprometida con la inclusión, dará un mensaje para adherirse al proyecto del Dr González que lleva por nombre “Proyecto de inclusión de las personas con discapacidad en el ámbito jurídico”.
De acuerdo con el artículo 19 de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad de la ONU, los Estados deben adoptar medidas efectivas y pertinentes para facilitar el pleno goce de este derecho por las personas con discapacidad y su plena inclusión y participación en la comunidad, asegurando en especial que:
a) Las personas con discapacidad tengan la oportunidad de elegir su lugar de residencia y dónde y con quién vivir, en igualdad de condiciones con las demás, y no se vean obligadas a vivir con arreglo a un sistema de vida específico;
b) Las personas con discapacidad tengan acceso a una variedad de servicios de asistencia domiciliaria, residencial y otros servicios de apoyo de la comunidad, incluida la asistencia personal que sea necesaria para facilitar su existencia y su inclusión en la comunidad y para evitar su aislamiento o separación de ésta;
C) Las instalaciones y los servicios comunitarios para la población en general estén a disposición, en igualdad de condiciones, de las personas con discapacidad y tengan en cuenta sus necesidades.

Deja tu comentario