|

Impulsan proyectos que fortalecen la cadena de valor del chile habanero.

Un total de 98 toneladas de chile habanero orgánico certificado saldrá de Yucatán hacia mercados internacionales en 2018, resultado de la producción de Ad Naturam, empresa respaldada por la Secretaría de Fomento Económico (Sefoe) a través de la Iniciativa Tsaay.

Constituida en el estado hace ocho años, dicha firma desarrolló un sistema cuyo principal objetivo es generar bienestar, según explica Oscar Miyar Espinosa, socio fundador, y cuyas plantaciones en el rancho San Pedro Xocchel fueron visitadas por el titular de la Sefoe, Ernesto Herrera Novelo.

“El bienestar va más allá del valor, porque te permite mantener cierto equilibrio entre lo que estás tomando y lo que estás entregando (a la tierra). Para nosotros ese bienestar se traduce en no entregar químicos ni agentes patógenos”, declara el empresario.

Por medio de la Iniciativa de Refuerzo a la Competitividad de la Cadena de Valor del Chile Habanero Tsaay, la compañía obtuvo la certificación Global Gap, un esquema de aseguramiento de inocuidad, líder en el mundo, que abre la puerta a más de 120 países en todos los continentes.

Ante el funcionario, quien acudió en compañía del director General de Planeación y Proyectos Estratégicos, Rodrigo Cejudo Valencia, Miyar Espinosa destacó el importante papel que jugó Tsaay en el proceso, pues los vinculó con especialistas en temas de exportación y comercialización.

“Que un externo experto en estos temas revisara nuestra estrategia y la validara nos ha dado mucha tranquilidad”, aseguró, y explicó que, junto con Luis Bonales Suárez y Héctor Sifuentes Hernández, escogió a esta entidad para emprender por su geografía y sus características climáticas.

“Para un consumidor puede no decir nada, pero para la gente que vende o que distribuye, significa mucho. Lo que dice es que somos productores que minimizamos los riesgos de contaminación de los productos para beneficio del consumidor”, expresa con respecto a Global Gap.

El chile habanero, con mayor aceptación en el mundo

“Elegimos Yucatán porque vimos la oportunidad de establecernos en zonas libres de contaminantes, también por el hecho de que decidimos producir habanero y porque el clima se presta para producir una gran variedad de frutas y hortalizas, además de la cercanía con Europa que nos permite llegar con costos muy competitivos”, detalla.

Los primeros años sirvieron a los socios para definir y desarrollar los estrictos estándares de calidad que exige la producción orgánica. De ese modo, en 2015 lograron su primera cosecha, y desde el año pasado cuentan con la certificación para el mercado nacional, norteamericano y europeo.

También hizo hincapié en que la decisión de agregar el valor de orgánico a su producción ha marcado la diferencia, pues el bienestar que genera ha impactado de manera positiva en sus clientes, en su planta laboral y en el medio ambiente.

Hasta el momento, Ad Naturam ha exportado a Europa, Asia y Norteamérica, y actualmente se encuentra desarrollando los canales que le permitirán trabajar con mayor continuidad en esos mercados.

“Por ahora estamos enfocados al habanero. Lo elegimos porque desde hace tres años vemos que está teniendo mayor aceptación en el mundo y que la posibilidad de exportación está creciendo en los mercados donde la parte de alimentos orgánicos es muy valorada”, expresa.

Miyar Espinosa señala también que la tecnología que desarrollan en el rancho ubicado en Muna es apropiable y segura, pues los empleados pueden reproducirla en sus parcelas y en ningún caso corren riesgo de contaminarse con químicos.

“El esquema de producción orgánico no sólo genera empleo sino que le da seguridad al trabajador de campo. De hecho, estas medidas han tenido un impacto positivo porque la gente las está aplicando en sus casas y eso significa que le ven el valor”, apunta.

Para el próximo año, los empresarios esperan una producción de 98 toneladas de chile habanero, con la oportunidad de alcanzar nuevos mercados a nivel mundial gracias a la certeza que brinda el certificado Global Gap.

Asimismo, la construcción de su planta de procesamiento se encuentra al 95 por ciento, con la cual tendrán la capacidad de deshidratar y de elaborar pasta de chile habanero.

Deja tu comentario