|

Fotos de sexo real para promocionar una marca de ropa

ALERTA: Contenido de carácter sexual y relativamente explícito

Dicen que para vender ‘todo vale’, y al parecer Eckhaus Latta se lo toma muy en serio, ya que realizó una polémica campaña publicitaria fotografiando a varias parejas practicando sexo real, claro que vestidas con prendas de la colección de primavera/verano de la marca.

Heji Shin fue la fotógrafa encargada de la erótica publicidad, y los directivos que le ofrecieron el proyecto solo pusieron una sola condición: “Tiene que ser auténtico. La idea de simular el sexo jamás nos ha pasado por la cabeza”.

Mike Eckhaus y Zoe Latta, creadores de la firma, buscaron personas dispuestas no sólo a modelar para ellos, sino que, a su vez, se presten para tener sexo real delante de la cámara. Y lo consiguieron.

Pese a todo, la censura está presente en estas fotografías, con el detalle de los pixeles que cubren el acto sexual. Pero pese a ello la serie, que está compuesta por ocho imágenes, que no deja mucho a la imaginación. La realidad es que en las fotos las prendas de la marca pasan a un segundo plano.

La marca decidió impulsar esta campaña primero en su cuenta de Instagram.

“Para nosotros, era realmente importante pensar en el sexo como algo realmente natural y no algo fabricado (…) Tenía que ser auténtico y con gente de verdad. Si se simulaba, habría perdido toda la intención”, explicó Mike Eckhaus en un entrevista con la revista W Magazine.

El objetivo del anuncio —según ellos— fue normalizar la manera cómo expresamos nuestra sexualidad, sin importar el género o nuestras preferencias sexuales. “Esta campaña fue una manera de dejar claro que el sexo real es algo hermoso y un acto natural”, expresaron.

No es la primera vez que la firma traspasa los supuestos límites de la moda. En Roach, el vídeo de su campaña de primavera verano de 2015, insertaron imágenes de un pene cubierto de salmón ahumado. El año pasado prepararon para la Bienal del museo Hammer de Los Ángeles una pieza, Smile, que reflexionaba con la teoría de la cuarta pared sobre los supuestos artificios y falsedades de las editoriales de moda.

¿Sigue funcionando este provocador recurso? Sobre por qué la moda no deja de bombardearnos con anuncios que explotan la sexualidad, y a propósito de este anuncio de Tom Ford,  Hadley Freeman escribió una vez: “No hay nada malo en apreciar la sexualidad, pero la tendencia de ciertos diseñadores que van, digamos, al grano en sus anuncios es un poco inmadura. El sexo, como dijo alguien alguna vez, vende, pero reducir la moda a una versión de dibujos animados sobre el sexo es contraproducente”.

Con información de medios y SModa (El País)

Deja tu comentario