|

Emotiva ceremonia del Paso de la Luz en la UADY

Conformada por 36 alumnos, la cuadragésima quinta generación de licenciados en enfermería llevó a cabo la tradicional  Ceremonia del Paso de la Luz y la Entrega de Carta de Pasante a los estudiantes del período escolar 2013-2017.

Durante su intervención, la directora del plantel, Silvia Carola Salas Ortegón recalcó que esta ceremonia encierra un significado profundo y simbólico para la profesión de enfermería, puesto que representa la claridad el conocimiento y la luz que da el saber.

“Hoy es un día muy especial para esta generación porque ellos miden cómo el escenario en el cual reciben de manera simbólica la luz de sus padrinos y profesores, que ellos han elegido, y que representa la transmisión del conocimiento como una de las tradiciones más arraigadas a la profesión. Esta ceremonia académica es la culminación de cuatro años de preparación, previos al servicio social, que iniciarán durante un año en las diversas instituciones del sector salud público” recalcó.

Mencionó que es de particular interés el clarificar que en esta dependencia el trabajo se dirige hacia la mejora continua y los ámbitos de la calidad. “Contamos con un sistema de gestión de calidad ambiental, un proceso de acreditación, certificación de docentes, etc. Es en esta dinámica la que nos permite avanzar, contribuir con el desarrollo profesional sostenible y contribuir para un mundo mejor”.

La directora destacó que esta es la primera generación del programa educativo de la licenciatura en enfermería, modificado de acuerdo con los lineamientos UADY, y alineado al Modelo Educativo para la Formación Integral (MEFI).

Por su parte, el Rector de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), José de Jesús Williams recordó que la enfermería es una ciencia, tiene su propio conjunto de conocimientos basados en teorías científicas y está enfocada hacia la salud y el bienestar del paciente. Se ocupa de los aspectos psicológicos, sociales y físicos de las personas, y no sólo el proceso médico diagnosticado en el paciente, por ende, se centra en las respuestas globales de las personas que interactúan con el entorno.

“La enfermera y el enfermero se esfuerzan por adaptarse a las necesidades de las personas en diversos marcos como lo son el hogar, trabajo, los centros de asistencia ambulatoria y los hospitales a través de la interacción personal con los individuos, la familia y la comunidad. Hoy en día ante el riesgo de deshumanización en el cuidado del paciente, a causa de la gran reestructuración administrativa de la mayoría de los sistemas de cuidados de salud en el mundo, se hace necesario el rescate del aspecto humano, espiritual y transpersonal en la práctica clínica, administrativa, educativa y de investigación por parte de los profesionales de enfermería” subrayó.

Los padrinos de esta generación fueron el maestro en ciencias en enfermería, Juan Gustavo Pacheco Lizama; y las Lic. En enfermería, Genny Josefina Madera y Sheila Mariela Cohuo Cob.

En cuanto a los mejores promedios, el tercer lugar lo ocupó Irma del Carmen Moo Pisté mientras que Karina Guadalupe Estrella Lira y Aridahi Yamin Chi Uitz recibieron el primero y segundo lugar respectivamente.

Esta ceremonia, tiene su origen en la guerra de Crimea, durante la cual, Florencia Nightingale se dedicó al cuidado de los soldados enfermos y heridos, y cada noche recorría los pasillos del hospital alumbrando su camino con una lámpara de aceite, esto la hizo famosa en el ejército y se le conocía como “La dama de la lámpara” o “Ángel de la bondad”.

Deja tu comentario