|

El frágil equilibrio ecológico de las costas de Yucatán

Mérida, Yucatán(Agencia Informativa Conacyt).- El aumento del nivel medio del mar es un proceso lento y continuo que ha venido sucediendo desde los deshielos del último periodo glacial, ocurrido hace aproximadamente entre 110 mil y 10 mil años atrás. Sin embargo, la velocidad de este proceso ha presentado un aumento acelerado desde 1850, época en que la actividad humana empezó a liberar gases de efecto invernadero.

1 HEAD costas2607

Según el Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC, por sus siglas en inglés), de 1880 a 2012 la temperatura media mundial aumentó 0.85 grados Celsius. Entre sus consecuencias se incluye el calentamiento de los océanos, la disminución de grandes cantidades de nieve y hielo y el aumento del nivel del mar. De 1901 a 2010 se calcula que el nivel medio mundial del mar ascendió 19 centímetros debido principalmente al hielo derretido por el calentamiento global.

Entrevistado por la Agencia Informativa Conacyt, Jorge Euán Ávila, profesor investigador del Departamento de Recursos del Mar del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav IPN), señaló que existen diversos escenarios de lo que puede pasar en el año 2100 de seguir el comportamiento observado desde 1971.

De acuerdo con el investigador, los más optimistas prevén un aumento de 0.40 metros, mientras que la cifra aumenta de 0.6 metros a un metro en los escenarios más pesimistas. “Considerando lo anterior, estos pronósticos no son buenas noticias para las ciudades e infraestructura costera, especialmente la del turismo. Y en nuestro caso, en el estado de Quintana Roo estas actividades son determinantes en la economía regional”.

Vulnerabilidad de ciudades costeras del Caribe de México

Ante estos escenarios, Jorge Euán Ávila y Jennifer Ruiz Ramírez, estudiante de doctorado y profesora de la Universidad de Quintana Roo, desarrollan el proyecto de investigación Aumento del nivel del mar y vulnerabilidad de ciudades costeras en el Caribe de México, con el objetivo de estimar con la mejor información disponible los niveles potenciales de afectación del aumento del nivel del mar en las ciudades costeras en el Caribe mexicano.

“Información que permita a los tomadores de decisión elegir mejor la localización de los desarrollos futuros, considerar los posibles costos de reubicación en la adaptación a las nuevas condiciones y mejorar la prevención”, señaló el investigador.

De acuerdo con Jennifer Ruiz, existen diversas herramientas y modelos para la evaluación de vulnerabilidad ya aplicados en el Caribe mexicano, incluida la metodología común propuesta por el IPCC. Sin embargo, estos se han enfocado en ecosistemas de manglar, arrecifes, pastos marinos, tortugas marinas, tendencia del aumento del nivel del mar, erosión costera, impacto de los huracanes, pesquería y acuicultura, entre otros.

“Nosotros nos hemos enfocado en la vulnerabilidad (desde el punto de vista de exposición) de las ciudades costeras turísticas ante el aumento del nivel del mar y el costo en daños y pérdida de infraestructura ante diversos escenarios de inundación (desde uno hasta tres metros)”, apuntó.

Hasta el momento, el estudio ha abordado las perspectivas ambientales y económicas en los sitios de estudio escogidos, utilizando la metodología común para evaluar la vulnerabilidad de áreas costeras propuesta por el IPCC. Para esto, los investigadores desarrollan modelos digitales de elevación de suficiente resolución que revelen la altura relativa con el nivel del mar y que permitan estimar las zonas de inundación, empleando datos de las redes mareográficas y satelitales sobre el aumento del nivel del mar.

“Hemos recabado y analizado datos (mareográficos y altimétricos), uso de modelos digitales de elevación (DEM), clasificación de imágenes satelitales para distinguir infraestructura urbana, vegetación, cuerpos de agua, etcétera; y costos de construcción de infraestructura turística, además de costos de mantenimiento de playas por erosión costera”, indicó la investigadora.

1 joprge2607Dr. Jorge Euán Ávila, investigador del Cinvestav Mérida.Debido a que la principal actividad económica del estado es el turismo, los sitios de estudio elegidos fueron cinco ciudades costeras turísticas: Cancún, Playa del Carmen, Puerto Morelos, isla de Cozumel e Isla Mujeres. De las cinco, solo tres cuentan con mareógrafos (instrumento que registra de forma gráfica el nivel que alcanzan las aguas del mar en distintas horas del día), a partir de los que se obtuvo la tasa de aumento del nivel del mar, resultando Isla Mujeres la que cuenta con la mayor tasa, seguida de Puerto Morelos y, por último, la isla de Cozumel.

De acuerdo con Jennifer Ruiz, este el primer trabajo para el Caribe mexicano en analizar la tendencia del aumento del nivel del mar con datos mareográficos (a escala local) y con datos altimétricos (a escala regional). Comparando ambas tasas, los investigadores encontraron que son menores que la escala global.

“Pero, al compararnos con el resto del país (golfo de México y del Pacífico), encontramos que sus tasas son mayores que la global, es decir, el Caribe mexicano es menos vulnerable que el golfo de México y del Pacífico en términos de las tasas de aumento del nivel del mar, pero su relieve topográfico es relativamente plano y el impacto de tormentas y huracanes ha demostrado la fragilidad de su sistema costero”, señaló.

Por otra parte, se analizaron las superficies de afectación por inundación en las cinco ciudades costeras, tomando en cuenta los costos de construcción, y se estimaron los posibles daños o pérdidas económicas a la infraestructura ante diferentes escenarios (de uno a tres metros), siendo especialmente una ciudad la que registraría la mayor pérdida económica en los tres escenarios.

Actualmente se trabaja en la elaboración de las medidas de adaptación, teniendo en cuenta las características particulares y locales (biofísicas, económicas y sociales) que permitan a los tomadores de decisiones elegir la versión que ofrezca una mejor calidad de vida a los habitantes, considerando los escenarios futuros a corto, mediano y largo plazo.

Huracanes y vulnerabilidad de poblaciones costeras de Yucatán

A este aumento del nivel del mar se suman eventos que tienen el potencial de incrementar su intensidad aún más, como son los huracanes, por lo que para Jorge Euán resulta esencial conocer el nivel o grado de resiliencia en las poblaciones de la costa de Yucatán.

“La resiliencia es un concepto relacionado con la vulnerabilidad y contribuye a entender qué tan bien se puede resistir y regresar a las condiciones funcionales. En estos casos es necesario conocer tanto aspectos sociales como los del sistema natural en términos de los cambios que pueden producirse y la capacidad del sistema en su conjunto para responder”, indicó.

En conjunto con Andrea Balderas, estudiante de maestría en el Cinvestav, el investigador realiza una selección de indicadores a través de los que se pueda conocer la resiliencia de los diversos sitios de estudio y detectar aspectos de mejora que permitan mantener o aumentar la resiliencia ante estos fenómenos.

Protección y dinámica de embarcaciones menores pesqueras

A través de la integración de tecnologías de comunicaciones, de posicionamiento global, diversos sensores y un enfoque participativo, un equipo de investigación multidisciplinario y multiinstitucional desarrolló un proyecto con características de innovación para la protección de pescadores que utilizan pequeñas embarcaciones.

El proyecto consistió en el desarrollo de una plataforma computacional y un equipo de rastreo que permite observar en tiempo real la localización de embarcaciones pequeñas de pescadores de la península de Yucatán. Este mismo dispositivo permite enviar mensaje de auxilio y colectar datos del medio marino.

“El objetivo principal es el desarrollo de una alternativa de monitoreo a las flotas pesqueras costeras a través de un dispositivo autónomo, compacto y fácil de utilizar para enviar alarmas en caso de accidentes, colectar datos de los movimientos de la flota y enviar mediciones del medio marino”, indicó.

1 cozumel2607En colaboración con Silvia Salas Márquez, investigadora del Cinvestav Mérida; Alberto Muñoz, profesor de la Universidad Riviera y director de Grupo Plenum; Ramón Atoche, investigador del Instituto Tecnológico de Mérida (ITM) —que pertenece al Tecnológico Nacional de México (Tecnm)—, y Javier Espinosa, profesor de la Universidad Marista de Mérida, se construyeron 200 dispositivos que se instalaron en puertos pesqueros de Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Las embarcaciones fueron monitoreadas en la etapa piloto alrededor de ocho meses, obteniendo un registro de más de 50 mil posiciones.

“Durante estas pruebas se comprobaron las capacidades de emisión de señales de auxilio, se probó el protocolo de atención de solicitudes de auxilio, se registraron los movimientos diarios de las embarcaciones y se recogieron datos del medio marino. Actualmente el sistema ha sido modificado y se encuentra en operación con un número limitado de embarcaciones en el estado de Campeche”, describió Jorge Euán Ávila.

Tecnología espacial y temporal en el Cinvestav Mérida

Uno de los propósitos principales del Laboratorio de Percepción Remota y Sistemas de Información del Cinvestav es ofrecer información que responda a las necesidades de conservación y gestión de los recursos costeros a través de una aproximación integral.

Para Jorge Euán Ávila, una aproximación integral implica abordar las diferentes dimensiones que inciden en el aprovechamiento de los recursos, que pueden involucrar tanto aspectos físicos, biológicos como económicos, culturales y regulatorios, entre otros.

“Esto representa un reto grande para identificar y entender la relevancia de cada uno de los factores en estas dimensiones y, desde luego, la necesidad de herramientas que permitan el análisis conjunto de ellas tanto de forma espacial como temporal”, indicó.

Desde esta perspectiva, el estudio de los recursos costeros requiere obtener información de espacios terrestres, marinos o una combinación de ambos en el caso de la costa. “Para ello, desde hace ya muchos años se creó el Laboratorio de Percepción Remota y Sistemas de Información y recientemente se completó con un laboratorio de tecnología geoespacial”, apuntó el investigador.

En estos laboratorios se cuenta con facilidades para el almacenamiento de datos satelitales tanto ópticos como de radar, de equipos de funcionamiento acústico (sonares) y de campañas especiales con vuelos en avionetas (fotografía, video y datos lidar).

“El análisis de los datos se realiza con programas de cómputo especializados para ellos, existe una cantidad de programas para este propósito tanto libres como con licencia. Entre los principales programas utilizados contamos con TNTGis, QGIS, ARCGis, MB-System y HYPack”, describió el investigador.

Deja tu comentario