|

El Episcopado denuncia que su sede en la CdMx fue atacada con explosivo, y no es la primera vez

 La Conferencia del Episcopado Mexicano(CEM) dio a conocer hoy que un artefacto explosivo fue colocado en su sede en la capital mexicana, y dijo que no es la primera vez.

De acuerdo con la información difundida por la asamblea de los obispos católicos y órgano ejecutivo del Consejo de Presidencia, el ataque a sus instalaciones causó daños materiales a la puerta principal, pero no afectó personas.

La sede del CEM está en la Avenida Prolongación Misterios Número 26, en la colonia Tepeyac Insurgentes. Esto es hacia el norte de la Ciudad de México.

En el comunicado difundido por redes sociales, la Conferencia del Episcopado Mexicano dijo que la detonación ocurrió alrededor de las 1:50 horas.

El Episcopado agregó que se están realizando las averiguaciones pertinentes. También denunció que no se trata de un hecho aislado, pues en otras ocaciones se han sufrido atentados, aunque no especificó si con instrumentos explosivos.

Monseñor Ramón Castro escribió a través de su cuenta de Twitter que el ataque fue con bomba molotov de tres cilindros y agregó que “eso refleja la situación de México”.

Junio se convirtió en el mes más violento de la administración de Enrique Peña Nieto con 2 mil 234 homicidios dolosos registrados ante el Ministerio Público, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

El sexto mes de 2017 también se posicionó como el más sangriento de los últimos 20 años, lapso en que el Secretariado comenzó a realizar estadísticas de la incidencia delictiva registrada en los estados de la República Mexicana.

La inseguridad también ha escalado a los grupos religiosos ubicando a México como el país latinoamericano más peligroso para ejercer el ministerio sacerdotal. En lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto 15 curas fueron asesinados, de acuerdo con el informe 2016 del Centro Católico Multimedial.

El documento “Tragedia y crisol del sacerdocio en México” precisó que de 2012 a 2016 se registraron en total 25 atentados contra miembros de la Iglesia católica. En 15 de esos casos fueron asesinados los sacerdotes, aparte del homicidio de un seminarista y cinco laicos católicos, además de la desaparición de dos presbíteros y el secuestro frustrado de dos sacerdotes ya mencionados.

De ahí que “los crímenes de odio se han incrementado alarmantemente en el presente gobierno”, puesto que aumentaron 80 por ciento en este cuarto año de la administración de Peña, en comparación con el mismo año del sexenio de Felipe Calderón.

De continuar esa tendencia –advirtió el informe–, en este sexenio pueden incrementarse en 100 por ciento los crímenes de odio contra sacerdotes en comparación con el gobierno panista.

También señaló que Guerrero, la Ciudad de México, Veracruz y Michoacán son las entidades más peligrosas para los sacerdotes.

Deja tu comentario