BANNER_GOB_728X90__yucatannoticias
|

¿El enemigo en casa? Chinos construyen en Cancún el mayor complejo de comercio fuera del Gigante Rojo: Dragon Mart

El proyecto inició en 2011, y quienes están detrás de él han prometido que lo único que puede atraer son beneficios. Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, dicen los críticos. El Dragon Mart Cancún asusta. Su construcción y próxima apertura impactará inevitablemente el ecosistema, el comercio y la vida de miles de personas que habitan en esa región del estado de Quintana Roo.

Ciudad de México, 23 de oct (sinembargo.mx) – Muy poco se ha dicho, para la magnitud del proyecto: Dragon Mart Cancún será, simple y sencillamente, el más grande centro de exhibición y venta de productos chinos, fuera de China. Abrirá sus puertas al público el 14 de abril de 2014. En ese centro de comercio, único incluso en América Latina, se podrán adquirir insumos para la construcción, ferretería, autopartes, así como equipo médico y agroindustrial. Mayoreo y menudeo. Y no hay ninguna regla que le prohíba que, además, venda otros productos como calzado y juguetes, según reconoció a la prensa recientemente Juan Carlos López Rodríguez, director ejecutivo del proyecto. Se trata de un mega complejo de comercio para los chinos; una plataforma que servirá para fortalecer su presencia en América Latina. Las mismas empresas que lo construyen en Quintana Roo, Chinamex y Middle East Investment & Trade Promotion Center, tienen dos centros similares –que son menores a lo que se proyecta en México– en Amsterdam y en Dubai. “La era de los grandes imperios retorna”, dice el promocional de Dragon Mart Cancún.

Los datos duros: sólo el terreno medirá 84 hectáreas; 235 mil metros cuadrados, “con la influencia y el legado de la cultura china ancestral divididos en cuatro áreas fundamentales: área de intercambio comercial para exhibición y venta de mercancías al mayoreo y menudeo; áreas funcionales con instalaciones para centros de negocios; oficinas, restaurantes, centros culturales y turísticos. Zona libre para el almacenamiento de mercancías y espacios habitacionales”. El diseño evocará las ciudades imperiales chinas. Dragon Mart tendrá una inversión inicial de aproximadamente 200 millones de dólares que contempla la creación de 5.6 kilómetros cuadrados techados con tres mil 49 locales comerciales y 40 mil metros cuadrados de bodegas, más dos mil viviendas.

¿El más grande centro de exhibición y venta de productos chinos, fuera de China? Así es. Los empresarios locales están asustados. A nivel federal se ha dicho poco, mientras que los productores de la región intentan levantar la voz. Temen, básicamente, una invasión de productos “pirata”. Argumentan que esa es la experiencia con el comercio chino. Ese es el ejemplo en todo el mundo, incluso en países con mayor control, como Estados Unidos. “El gobierno de China no tiene ingerencia en el Dragon Mart Cancún, desde el punto de vista financiero”, dijo Min Hum, agregado de Prensa de la Embajada de China en México, consultado por teléfono por El Diario de Yucatán. Sin embargo, Chinamex asegura que el gobierno chino apoya al Dragon Mart con promociones a través del Departamento de Comercio Exterior del Ministerio de Comercio.

El grupo “Voces Unidas de Puerto Morelos” inició recientemente una campaña en contra de la construcción de este centro comercial argumentando que el daño ambiental que se provocará con la construcción de este gigante complejo. “Será irreversible para el ecosistemas de esta zona geográfica del Estado de Quintana Roo”, argumentan.

Por medio de las redes sociales han tratado, no con gran éxito, advertir los riesgos del proyecto.

En su página de Facebook advierten: Los miembros de Voces Unidas De Puerto Morelos rechazamos tajantemente la ilegalidad, la falta de transparencia y la aparente corrupción con la que el proyecto “Dragon Mart Cancún” se ha venido gestando y obteniendo autorizaciones cuestionables, así como cualquier otro proyecto que ponga en riesgo la estabilidad social, económica, cultural y medioambiental de nuestra región.

COMO CIUDADANOS MEXICANOS QUE AMAMOS NUESTRO PAIS, manifestamos que si bien apoyamos el desarrollo económico y el progreso de nuestra región, EXIGIMOS QUE ÉSTE SEA SUSTENTABLE, BENEFICIE A LOS MEXICANOS Y SE GESTE ENTERAMENTE DENTRO DEL MARCO DEL ESTADO DE DERECHO ESTABLECIDO EN NUESTRA CARTA MAGNA, EN NUESTRA LEGISLACION Y EN TODOS AQUELLOS TRATADOS INTERNACIONES EN QUE SE ADHIERA EL ESTADO MEXICANO.

Hasta el alcalde del municipio de Benito Juárez, Julián Ricalde Magaña, denunció en junio pasado que el suelo que ocupará Dragón Mart estaba protegido. Ninguna otra autoridad hizo eco.

El columnista de negocios Alberto Barranco Chavarría escribió apenas en agosto pasado: “Sin embargo, las dudas se mantienen: ¿Cuál será el status de los cinco mil chinos que lleguen al país a atender los pabellones? ¿Se permitirá, como plantean los chinos, que la comunidad se rija por sus propias reglas y sus propias autoridades? ¿Se pasará por alto la depredación ecológica? ¿Habrá una nueva modificación de aranceles para permitir la avalancha? Por lo pronto, la balanza comercial entre China y México que plantea un déficit de 30 mil millones de dólares, se detonaría al infinito. El enemigo en casa”. Agregó:

“Detrás del proyecto están prominentes panistas como Luis Salas Cacho, presidente del Grupo Logistic, quien hasta hace unos meses fungía como vicepresidente del Dragon Mart Cancún. Este fue coordinador de las campañas para la Presidencia de la República de Manuel Clouthier y Diego Fernández de Cevallos, además de ‘coordinador estratégico’ de la de Vicente Fox. En el proyecto estuvo originalmente el empresario mexicano- chino Zhen Li Ye Gon, actualmente procesado en Estados Unidos por fabricación de drogas sintéticas. Actualmente, quien da la cara, pese a la nebulosidad con que se maneja el proyecto, es la empresa Real Estate Dragon Mart Cancún, según ello con 60% de capital mexicano y el resto propiedad de la empresa china Chinamex”. De acuerdo a ésta, escribió Barranco Chavarría, “en la fase previa a la elección de Cancún, cuyos gobiernos locales y estatales le ofrecieron todas las facilidades, empezando por la expedición de licencias y continuando con la exención de impuestos locales, se barajó la posibilidad de las ciudades de San Luis Potosí, Mérida y Guadalajara. Planteado el escenario para inaugurar el mega mall en noviembre próximo, la resistencia logró una tregua al solicitar el gobierno de Quintana Roo a la Universidad del Caribe un estudio sobre la viabilidad económica del proyecto y su impacto en la economía mundial”.

El gobernador Roberto Borge Angulo, sin embargo, presentó a principios de junio con bombo y platillo el proyecto. Lo anunció como “la obra de construcción más importante del sexenio”. “Estamos hablando de un movimiento de 2 mil personas que tendrían opciones tanto en el centro de Cancún que presenta baja venta por el modelo all inclusive y detonaría la economía; también tendrían como opción la Zona Hotelera, Puerto Morelos y el área de la Riviera Maya”, dijo Antonio Cervera León, presidente de la Asociación de Inversionistas de Quintana Roo, a la revista Luces del Siglo. Juan Carlos López Rodríguez, director general Dragon Mart, agregó: “El Dragon Mart no viene a desplazar ningún empleo, ni industria. Primero que nada hay que entender que China es ya nuestro segundo socio comercial.

Hoy día muchos productos están siendo exhibidos en nuestro país. La vocación natural del nuevo centro de exhibición serán materiales de construcción en la segunda generación, no en insumo base” “El calzado, el juguete y la confección no son sectores que deseen explotarse. Nuestros inversionistas van más por la construcción, la ferretería, la iluminación, la industria de autopartes, equipo médico y el sector agroindustrial. Además, más que competir contra empresarios y mano de obra local, es una oportunidad para que los quintanarroenses sean clientes”.

fuente  sinembargo.mx

Deja tu comentario