|

Demoras y bonificaciones aéreas, difíciles de comprobar

Profeco se levanta de la mesa de diálogo entre SCT y aerolíneas. Las nuevas leyes de Aviación Civil y Protección al Consumidor han separado a las autoridades.

Tan sólo el viernes pasado, en la mesa de diálogo entre Profeco con la Dirección General de Aeronáutica Civil de la SCT y las aerolíneas, a la Procuraduría Federal del Consumidor no le pareció el bloque unido entre aerolíneas y SCT, y mejor se levantó de la mesa al considerar que los regulados no debían de estar ahí.

La situación es fácil de explicar: las autoridades están enfrentadas, toman distintos puntos de vista de cada ley, y a pesar de pertenecer al mismo gobierno no se ponen de acuerdo.

PROFECO DEFIENDE NO COBRAR MALETA, PERO TOPA CON CONVENIO BILATERAL

Profeco protege al consumidor, en particular para evitar que las aerolíneas cobren por la primera maleta en vuelos nacionales e internacionales.

Sin embargo, para la Dirección General de Aeronáutica Civil, dirigida por las aerolíneas, también tiene la razón cuando permite a las aerolíneas el cobro de la primera maleta cuando son vuelos rumbo a Estados Unidos.

Para Aeronáutica Civil el Convenio Bilateral entre México y EU, sí está por encima de las leyes nacionales, y permite la libertad tarifaria en donde entra el cobro de las maletas, la primera y la segunda.

El tema ya escaló a una nota diplomática originada por Jet Blue, que fue sancionada por la Profeco. Jet Blue se quejó ante sus autoridades, y llegó la nota diplomática hasta la Cancillería mexicana.

¿Quiere decir que Profeco no tiene la razón, que le enmendaron la plana? Lo que quiere decir es que Profeco, encabezada por Rafael Ochoa, está haciendo su trabajo, al evitar que las aerolíneas cobren por las maletas en México o en el extranjero, pero en efecto, cualquier autoridad mexicana debe respetar los convenios internacionales. Y sí, el Convenio Bilateral les permite a las aerolíneas el cobro de la primera maleta de 25 kilos en un viaje hacia Estados Unidos. Así lo estipula el Convenio Bilateral entre México y EU que permite la libertad tarifaria.

LIBERTAD TARIFARIA: CANAERO; O EN PAQUETE PERO MÁS CARO

Y ahí viene el tema más candente: los pasajeros podrán sentirse frustados si los cambios a las leyes no les empieza a traer beneficios. Y parece que la situación podrá ser complicada para traer beneficios a los usuarios.

Un posible beneficio para los usuarios lo trae la separación de tarifas: si te cobran o no, por comida, por asiento elegido, por hacerlo más cerca del vuelo, por maleta, por dos maletas, etcétera.

La libertad tarifaria le permite a las aerolíneas cobrar menos a las personas que viajan austeramente, que quizá sólo llevan su equipaje de mano y sin asiento especial. Pero de la otra manera, el costo de la primera maleta se pondrá en paquete para todos por igual. Esto es lo que alega la Canaero, presidida por Sergio Allard.

Por lo pronto ya vimos a Volaris, dirigida por Enrique Beltranena, decir que ellos siguen con su modelo de negocios donde sí cobrarán por la primera maleta en viajes a Estados Unidos. Y conste que Volaris es un modelo de bajo costo. Ahí, muy claramente, Volaris fracciona el boleto de avión y te va descontando o abonando según lo que quieras, y así llega a venderte un refrigerio si así lo quieres en el avión.

BONIFICACIONES POR DEMORA… DIFÍCILES DE COMPROBAR

Otro tema complicado de operar será el de las bonificaciones. El cambio en la legislación de aviación civil, habla de reposiciones en dinero o hasta en boleto por las horas de demora, siempre y cuando sea culpa de la aerolínea.

¿Y si no es culpa de la aerolínea? Puede ser culpa del aeropuerto, o los vuelos vienen demorados por mal tiempo.

Ahí las aerolíneas no tendrían que pagar las bonificaciones. Y para comprobar cuando, de verdad sea responsabilidad de la aerolínea, no va a ser sencillo. Esperemos que las aerolíneas pongan un poco de su parte para ganarse al público mexicano, y no se llegue a esos extremos. Ellas tendrán razón cuando los vuelos demorados no sean su culpa, pero como siempre, aquí veremos temas de explosión entre pasajeros y aerolíneas, porque en sentido estricto tampoco será culpa de los pasajeros.

José Yuste

Deja tu comentario