|

Degradación del sistema penal, rebasado por la realidad: Arquidiócesis

El sistema penitenciario se caracteriza por la “obsolescencia” de sus políticas carcelarias, “descomposición”, “degradación”, “corrupción” e “impunidad”, asegura Arquidiócesis de México en el semanario Desde la fe.

Añade que el crimen organizado gobierna en muchos centros carcelarios del país.

“El narco se adueña de las cárceles, grupos delincuenciales operan desde los centros de readaptación en colusión con los trabajadores y responsables de los reclusorios y centros de reinserción social. Y por otro lado está la degradación de ese mismo sistema, que se ha visto rebasado por la realidad, pues a pesar de una cantada reforma penal no se ha logrado resolver el gran problema que subsiste en las cárceles del país”.

En el escrito titulado Descomposición del sistema penitenciario desglosa que “las cárceles deberían ser escuelas de humanidad y no de criminalidad” y añade que en las últimas semanas ha habido diversos motines en los centros de detención del país, los cuales han tenido “trágicos desenlaces”.

“Sí la sangre corre por el sistema penitenciario a causa de la descomposición y la obsolescencia de políticas penitenciarias, cuyo objetivo principal queda lejos de cumplirse”.

Subraya que la “batalla por el control del centro de reinserción social Las Cruces, en el municipio de Acapulco, dejó un saldo de 28 muertos (…) la sociedad no daba crédito a lo que ocurría, cuando las redes sociales divulgaron las tremendas imágenes de cadáveres decapitados. Este motín se suma a muchos otros ocurridos en el país, como aquel de la penitenciaria de Reynosa, a principios de junio, cuyo saldo fue de siete personas asesinadas, entre custodios e internos”.

Alude que en 2016 el informe Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos dio cuenta de “las graves deficiencias que observó durante su visita a centros de readaptación del ámbitos estatal y federal. Los datos son sobrecogedores”.

En el reporte se informa sobre el “hacinamiento”. Por ejemplo en “dormitorios donde deben convivir cuatro personas se encuentran amontonadas hasta 30. Abunda la enfermedad ante la carencia de materiales médicos y atención profesional para los internos, además de la proliferación de las drogas, la expansión de las adiciones y el abuso de los grupos vinculados al narcotráfico”.

Además “se constata la “escasez de custodios cualificados para la atención de internos, la debida separación entre procesados y sentenciados, la violación de sus garantías individuales y la incapacidad de cumplir con las debidas normas procesales mientras haya un proceso en vigor”.

Expone que ante “tanta violación a la ley no sorprende que entre 2001 y 2015 se obtuvieran ganancias de 1.350 millones de pesos, producto de extorsiones desde las cárceles”.

Deja tu comentario