|

Coparmex, no al alza salarial de emergencia, pero…

La Coparmex no ve la urgente necesidad de elevar los salarios mínimos, a pesar del aumento inflacionario del primer cuatrimestre del año, donde el crecimiento de los precios ha sido mucho mayor al esperado.

Sin embargo, Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal, sí está de acuerdo en plantear una política de largo plazo para que los salarios mínimos aumenten mucho más rápido que los salarios contractuales.

El objetivo: hacer que los salarios lleguen a la línea de la pobreza planteada por el Coneval, donde un salario mínimo pueda solventar las necesidades básicas de alimentación, salud, educación y vivienda de quien lo gana y su familia.

 

Aquí debemos decir que Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno capitalino, y su equipo cercano, como Salomón Chertorivski, Édgar Amador, Patricia Mercado, fueron los primeros en liberar el salario mínimo de multas, créditos, sanciones, y una vez que lo “desindexaron” y le quitaron su camisa de fuerza, ya puede elevarse y lograr que los trabajadores que lo ganan, por lo menos, puedan acceder a la “línea mínima de bienestar”.

Hoy en día, quien gana un salario mínimo no puede solventar sus necesidades básicas. Se encuentra en pobreza. Y lo peor: se le hace pensar que es un trabajador formal cuando sus percepciones lo jalan hacia la pobreza.

LA LÍNEA DE BIENESTAR EN 92.71 PESOS

Claro que el tema es la inflación. Para los ortodoxos y empresarios, aumentar los salarios mínimos puede provocar inflación.

Aquí debemos decir: No necesariamente. El salario mínimo debemos diferenciarlo del salario contractual, el que negocian los sindicatos con las empresas, y el cual, de manera indispensable, debe ir ligado a la productividad.

Sin embargo, el salario mínimo es distinto al contractual. El mínimo es eso, un nivel, el más pequeño para que el trabajador pueda solventar su vida diaria. Y el mínimo actual no lo logra: está por debajo de línea de bienestar establecida por el Coneval.

Hoy en día, el salario es de 80.04 pesos. Y la línea de bienestar lo plantearía, por lo menos, en un nivel de 92.71 pesos. Chertorivski, secretario de Desarrollo Económico de la Ciudad de México, plantea que el aumento sea nominal, no porcentual, y al hacerlo en pesos y centavos los sindicatos no lo podrán seguir y no será inflacionario.

Cuando nos despertamos del gasolinazo y la inflación de enero, los salarios mínimos estaban ahí, otra vez perdiendo valor frente a los precios.

TESORO Y PEMEX, DISTRIBUIRÁN GASOLINA

La empresa energética Tesoro (sí, como lo lee, Tesoro así como Calderón llamó tesorito al petróleo del Golfo de México) será la compañía que distribuirá gasolina y diesel junto con Pemex en Baja California y Sonora.

Pemex sí terminó licitando 30% de su capacidad de distribución en Baja California y Sonora. La segunda fue la vencida, porque la primera vez no se había podido.

Esperemos que en esta ocasión, Pemex (José Antonio González Anaya) y la Comisión Reguladora de Energía (Guillermo García Alcocer) sí se hayan puesto de acuerdo, pues ya hay una empresa que podrá distribuir gasolina importada, de manera independiente a Pemex.

Así iniciará la liberación total del precio en esos dos estados del país: importando gasolina, ya sea de Tesoro o de Pemex. Ya habrá otro distribuidor, y los gasolineros podrán ir diferenciando su precio.

Eso sí: la empresa Tesoro y los demás jugadores privados que vengan a distribuir gasolina a las gasolineras deberán hacerse cargo del problemón que hoy en día es la ordeña ilegal del combustible. Ya lo veremos.

José Yuste


 

Deja tu comentario