|

Convoca Peña Nieto a erradicar el machismo

El Día Internacional de la Mujer se conmemoró en Los Pinos con un llamado del presidente Enrique Peña Nieto a erradicar el machismo y el maltrato aún muy arraigado en algunas regiones del país. Los esfuerzos para combatir ambos fenómenos son todavía insuficientes, admitió.

‘‘No podemos ser cómplices. Nadie puede ser cómplice por ignorancia, por prejuicios heredados de una cultura machista que al final de cuentas auténticamente genera violencia contra las mujeres’’, dijo.

Todos los días –añadió el mandatario– millones de mujeres ‘‘están siendo sometidas a la violencia sicológica o al maltrato intrafamiliar. Incluso deriva en muerte y muchas más no encuentran asidero o fuerza suficiente para abandonar los espacios violentos. Y muchas también son discriminadas’’.

En su mensaje ponderó el aporte femenino al desarrollo nacional y pidió trabajar para darles más poder y mayores espacios de participación y en la toma de decisiones. Propiciar, en suma, ‘‘una competencia igual a como la tienen los hombres’’ en lo laboral y en los ingresos.

‘‘¡Basta ya de que sea el hombre el que ocupe a veces lugares de preminencia o (que sean) quienes vayan por delante!’’, expuso Peña Nieto.

Y ahí, como en otros momentos, las mujeres invitadas aplaudieron. Venían de varias partes del país y procedían de múltiples actividades: funcionarias, políticas, estudiantes, activistas, integrantes de las fuerzas armadas, artesanas, indígenas, académicas…

Nadie expuso el criterio utilizado para la convocatoria. Esta vez asistió Angélica Rivera de Peña. El mandatario agradeció su compañía ‘‘a lo largo de estos años’’ y encabezar las labores del DIF, aunque no era el servicio público la tarea ‘‘a la que ella estaba entregada’’.

El Presidente resaltó la contribución de las mujeres al desarrollo nacional. México avanza con paso firme y decidido, ‘‘gracias al empuje y la valentía’’ de la población femenina, aseguró.

En el plano político ubicó con igual trascendencia el otorgamiento del voto a la mujer a mediados del siglo pasado y las reformas para establecer la paridad de género en los espacios de decisión pública y política, así como la obligación de dar a ellas la mitad de las candidaturas en los congresos. Eso, aseguró, es irreversible.

Ahí mismo se anunció la plataforma digital Políticas, para alentar, capacitar, preparar y formar a las mujeres de manera pública, abierta y gratuita. Fue diseñada por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Lorena Cruz, titular de Inmujeres, también pidió decir ‘‘basta’’ a los pretextos a la discriminación de la mujer en los espacios de toma de decisión o de considerarlas impreparadas. A su vez, Janine Otálora, presidenta del TEPJF, dijo que las mujeres deben tener las mismas posibilidades de influir en el destino global de la sociedad, como lo hacen los hombres.

Políticas, indicó, busca prepararlas para el desempeño de funciones en el ámbito político, fortaleciendo sus habilidades para desempeñar cargos públicos, organización de campañas o negociación legislativa.

El director del CIDE, Sergio López Ayllón, ubicó la nueva plataforma como vía para superar barreras invisibles o normalizadas, acortar brechas. Pedagogía política para enriquecer el ejercicio democrático.

Reyna Ramírez, presentada como ‘‘mujer destacada’’ y militante del Partido de la Revolución Democrática, habló de la ‘‘extenuante lucha’’ por los derechos políticos. La violencia contra las mujeres se da en todos los ámbitos y es cada vez más cruel y más cruda, planteó.

En breves declaraciones posteriores, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se refirió a la falta de oportunidades y a la violencia que padecen las mujeres. Y destacó cómo en esta administración se ha despolitizado la declaratoria de la alerta de género.

Por su parte, el presidente Peña, además de referir los fenómenos que gravitan negativamente contra las mujeres, hizo algunas alusiones familiares. Recibe, dijo, el consejo de su esposa, si bien ella ‘‘sabe que no siempre, a lo mejor, termino por escucharlo y atenderlo’’, y cómo la orientación que también reciben de ellas ‘‘todos los hombres de México’’. Y apostilló: ‘‘Ya que la atiendan o no, es otra cosa, pero ahí está, seguro estoy que ahí está’’.

Refirió vivir en un hogar donde hay cinco mujeres y eso le permite entender ‘‘que piensan distinto, tienen diferentes gustos, preferencias…’’, y son muy diversas entre sí.

La Jornada

Deja tu comentario