|

Cofece, Tecnoradio y salario mínimo, regresan

La semana empieza a tambor batiente con varios temas. Uno tiene que ver con la Cofece, que al meterse al sector financiero se ha convertido en un comisionado “incómodo” para los reguladores financieros y desde luego para bancos, casas de bolsa y afores. El otro tema es el de Tecnoradio, “el nuevo grupo radiofónico” que ganó más licitaciones que ninguno otro, pero que por las últimas informaciones podría haber mentido a las autoridades, originando aclaraciones de la SCT y del IFT. El tercer tema que también empieza con el debate es el salario mínimo. Organizaciones como el Instituto de Estudios para la Transición Democrática, o el Centro de Estudios Espinosa Yglesias, proponen retomar la elevación del salario mínimo. Argumentan, y con razón, que la última elevación a los minisalarios ni fue inflacionaria ni originó el “efecto faro”.

COFECE HACE SU TRABAJO PERO…

Sin duda, la Cofece hace su trabajo, su obligación constitucional: evitar prácticas monopólicas absolutas, evitar que los agentes económicos se pongan de acuerdo, que haya colusión en contra del consumidor. Y lo hacía casi sin ruido, hasta que llegó al sector financiero.

Todo empezó con la primera gran multa en contra de las afores que se pusieron de acuerdo (Afore XXI Banorte, Principal Afore, Sura, Profuturo GNP). Fue una sanción histórica. Nunca nadie las había multado con tal magnitud. La Cofece tuvo razón, y la investigación se hizo acompañada de la Consar, y fue un buen “estate quieto” para los abusos.

Ahora, la Cofece se metió a un espinoso, pero esencial análisis: el mercado de valores gubernamentales. La Cofece entró a los terrenos del Banco de México y la Secretaría de Hacienda. Y lo hizo sin pedir permiso. Quizá eso levantó el enojo. Insistimos: Jana Palacios, presidenta de Cofece, y sus comisionados hacen su trabajo, su mandato constitucional. Bienvenidos. El problema para el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, es no haberse coordinado con la CNBV, presidida por Jaime González Aguadé. Es otro buen punto. Para algunos, la Cofece debió ahorrarse tiempo y esfuerzos coordinándose desde un principio con la CNBV. Lo cierto: la Cofece hace su trabajo, para eso está, y qué mejor que lo haga con el regulador específico, como la CNBV.

TECNORADIO, SCT YA ACLARÓ QUE…

La licitación de radio fue un éxito. Sin duda. Con el sólo hecho de licitar estaciones que desde hace décadas no salían al mercado, en un sector sumamente cerrado, ya fue una apertura razonable. La subasta del IFT fue transparente, e incluso en base a obtener mejores ingresos para el Estado, no sólo por estaciones FM sino por las AM. Sin embargo, el principal postor fue Tecnoradio. Y por las últimas noticias, no desmentidas, tendría problemas en que le permitan seguir participando. Incluso, la SCT, encabezada por Gerardo Ruiz Esparza, ya salió a decir que no fue el filtro principal de los participantes, pues su opinión es técnica y no vinculante. Para el IFT, presidido por Gabriel Contreras, la SCT era la encargada de investigar los nexos de los participantes y el IFT de realizar la subasta. Total, el tema va a seguir dando de qué hablar.

SALARIO MÍNIMO, OTRA VEZ

Varias organizaciones exigieron un aumento al salario mínimo. Los 80 pesos del salario mínimo diario fueron absorbidos por el gasolinazo y el aumento de la inflación, que ha logrado una tasa anual de 5.82%. Además, los minisalarios no fueron los causantes de la inflación. Sí lo fue la liberación del precio de gasolinas, los precios agropecuarios y de autotransporte, así como la depreciación del peso frente al dólar.

La elevación de los salarios mínimos tampoco provocó que los sindicatos exigieran de más, pues el minisalario se incrementó en términos nominales, en pesos y centavos, no en porcentaje. Así los salarios contracturales tuvieron un alza de 3.9% sin meterse a exigir locuras.

Hoy en día el salario mínimo está por debajo de la canasta básica diaria, de 94 pesos al día. El aumento al salario mínimo es un gran tema de debate, y por lo visto, el incremento del “monto independiente de recuperación” no fue ni inflacionario ni originó problemas con los sindicatos.

El tema no le gusta al Banco de México, gobernado por Agustín Carstens, pero debemos decirlo: el salario mínimo no originó la inflación actual. Ya hasta el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, ha hablado sin tabús del tema. Y quien insiste en sacarlo adelante es Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno capitalino, con Salomón Chertorivski, secretario de Desarrollo Social de la Ciudad de México. Los datos están ahí.

José Yuste

Deja tu comentario