|

Advierte Citibanamex que varios estados están cayendo en situación de subdesarrollo

La brecha en el crecimiento de los diferentes estados del país se ha ido ampliando. La tendencia continuará en 2017, en un entorno en que la actividad económica será menor que el año previo. Hay un grupo de entidades que está cayendo en una situación de subdesarrollo, expuso este miércoles Citibanamex. Lo que se está creando, apuntó, es un caldo de cultivo para la movilización social, que en este momento todavía no es grave.

En 2017, el producto interno bruto (PIB) crecerá 1.7 por ciento, medio punto porcentual más de lo previsto anteriormente por Citibanamex, expuso Sergio Kurczyn Bañuelos, director de estudios económicos del grupo financiero. El repunte de la actividad será menor al promedio de las pasadas tres décadas, de 2.1 por ciento anual.

El avance esperado para este año se ve feo frente al promedio histórico, pero que no es catastrófico dado el contexto al que ha estado expuesta la economía desde la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, en noviembre pasado. Dado lo que ha ocurrido en los pasados meses, vemos el crecimiento esperado con alivio, dijo Kurczyn Bañuelos en la presentación de los Indicadores regionales de actividad económica, publicación de Citibanamex.

Con la llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos se puso en peligro el modelo de crecimiento de México, basado en la economía abierta y la globalización. Hoy ese temor es un poco menor y los mercados ya reflejan esa perspectiva, añadió.

Sin embargo, sostuvo que a lo largo del año se dejará sentir una desaceleración en el crecimiento del consumo en el mercado interno –que el último año aportó 70 por ciento del repunte del PIB– y en general de la actividad económica.

Disparidad regional

En un entorno de desaceleración de la actividad económica en el conjunto, en la expresión estatal el crecimiento se ha vuelto dispar. Y así seguirá en 2017, expuso, en la misma conferencia, Guillermina Rodríguez Licea, coordinadora de estudios económicos de Citibanamex.

La economía de Quintana Roo creció el año pasado 7 por ciento –el triple de la tasa nacional de 2.3 por ciento–, mientras que la de Campeche, una entidad que depende de la actividad petrolera, se contrajo 7.4 por ciento. Con ello, la diferencia en el desempeño del PIB entre las dos entidades fue de 14.3 puntos porcentuales, una brecha que muestra la disparidad a la que se mueve el país.

El descenso en la producción de petróleo, combinada con la caída en el precio del hidrocarburo, golpeó especialmente a las entidades que dependen en mayor medida de esta actividad (Tabasco, Campeche, Veracruz y Tamaulipas), pero sólo hizo acentuar una disparidad regional que crece en los últimos años, dijo la especialista.

Los estados más pobres, como Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Tlaxcala y Puebla siguen profundizando su desigualdad y las divergencias de desarrollo respecto de las entidades de más alto crecimiento, añadió. Ya están en un grupo de entidades en situación de subdesarrollo, en el que su economía crece menos que la población. Las entidades petroleras ya se están acercando también a esa situación, agregó.

En los estados de Chiapas, Tlaxcala, Puebla, Morelos, Guerrero y Oaxaca, el crecimiento promedio del año pasado fue de 1.5 por ciento, 0.8 puntos porcentuales menos del promedio nacional.

La región vive desde hace muchos años con un riesgo social latente, expuso Rodríguez Licea. No vemos riesgos adicionales en ese sentido en el corto plazo. Sí es un caldo de cultivo (la falta de crecimiento) para las movilizaciones sociales, pero en este momento no vemos la situación como grave, consideró.

En el opuesto a lo que ocurre en el sur del país, al región noroeste (Baja California, Baja California Sur, Sonora y Sinaloa) repuntó el año pasado 4.1 por ciento, el mismo promedio de la Ciudad de México.

La Jornada

Deja tu comentario