|

El jaguar, histórico símbolo maya : Su fisonomía fue fuente de admiración para gobernantes, guerreros y sacerdotes


Dos conferencias que tuvieron con eje central al jaguar, se impartieron en el Salón del Consejo de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY). La primera de ellas a cargo del físico Juan Carlos Fáller Menendez, investigador de la especie, además del doctor Christopher M. Götz, académico e investigador de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la UADY, conferencias que permitieron conocer detalles de la historia, fisonomía y lugar cultural de este felino.

“La existencia del jaguar depende directamente de la conciencia y el cuidado que tengamos del hábitat de esta especie animal, representante de la mega-fauna que habitó la tierra hace 10,000 años, afirmó Juan Carlos Fáller Menéndez después de sustentar la conferencia “El jaguar en Yucatán”.

“Esta especie sólo se salvará con conciencia, acción y compromiso de la sociedad la cual debe exigir a las autoridades la misma conciencia y respeto. La gente tiene que saber de la importancia y significado que tiene este animal para nuestra identidad, nuestra cultura y de la enorme responsabilidad de legarle a las futuras generaciones a un animal que está en peligro de extinción”, aseveró.

El origen del jaguar se remonta 1.5 millones de años atrás cuando su ancestro cruzó el estrecho de Bering y se adaptó al clima y flora del continente convirtiéndose en la especie que conocemos hoy y que ahora cuenta ya con 850 mil años de existencia.

El jaguar sobrevivió por su capacidad de adaptación, en comparación con animales de esa época como el tigre dientes de sable, el león americano, el perezoso gigante e incluso el mamut.

Fáller, afirmó que actualmente la Península de Yucatán es para el jaguar, quizá, una de las regiones más importantes del país. En el territorio nacional existen alrededor de 4,000 ejemplares de los cuales 1,850 están en la península y de éstos entre 100 y 150 en Yucatán.

La segunda conferencia estuvo a cargo del doctor Christopher Götz, académico de la UADY, quien sustentó el tema “El jaguar de los mayas”. En su intervención abordó a las grandes especies que desaparecieron del territorio yucateco hace 10,000 -entre ellos el tigre dientes de sable- y se refirió también a las características de los felinos actuales.

Apuntó que por el estrecho de Bering llegaron muchas especies pero también salieron. “Fue la puerta de mayor intercambio de animales a lo largo de la historia del planeta”, reiteró y dejó en claro que el hombre ha sido el principal depredador del las especies.

Respecto a la taxonomía de los félidos destacó la del jaguar, animal adulto que en promedio pesa 60 kilos y cuyo hábitat es la zona húmeda, a diferencia del puma que prefiere los bosques y montañosas. También citó otras especies más pequeñas como el ocelote y el tigrillo, que pesan 16 y 4 kilos en promedio, respectivamente, y el yaguarundí, pariente lejano del puma, con 9 kilos.

Se refirió también al simbolismo que tuvo el jaguar con las culturas prehispánicas, “para la cultura del continente el jaguar ocupó un lugar importante, representó la habilidad y fortaleza que requieran los guerreros y gobernantes, fue reconocido e incorporado al mundo espiritual”, dijo.

En tiempos prehispánicos se relacionó con la fuerza bélica del gobernante, el guerrero y el sacerdote, esto principalmente en el periodo clásico (600-800 D.C) y en el posclásico (1200-1500 D.C) la situación cambió.

Finalmente Götz comentó que hasta el momento se han encontrado pocos restos del animal debido, tal vez, a la situación ambiental de esta región o probablemente al alto valor que estos animales tenían entre los mayas, lo que llevaba a hacer ritos simbólicos para no arrojar en cualquier espacio sus restos, sino depositarlos en un contexto aún no conocido.

 

Deja tu comentario